Vale más la mitad con Nuestro Señor que todo sin Él.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vale más la mitad con Nuestro Señor que todo sin Él.

Mensaje  BELLA el Miér Ago 25, 2010 5:00 pm

A partir del momento en que somos transportados más allá de nuestras preocupaciones, diciendo fácilmente "Dios proveerá", se puede decir que comenzamos a ser cristianos. M. D. Molinié

Abandonar puede tener justificación; abandonarse, no la tiene jamás. Ralph Waldo Emerson

Abre tu corazón al celeste médico de las almas y abandónate con confianza en sus brazos. Él te trata como a un elegido y te invita a seguirlo de cerca por la cuesta del Calvario. San Pío de Pieltrecina

Acordémonos que Jesús es siempre el mismo: ayer, hoy y siempre. Vamos a su corazón herido por la lanza y dejemos caer en Él el fardo de nuestras culpas. Tengamos confianza, inquebrantable confianza en que su amor infinito es más fuerte que todas nuestras miserias, que todos nuestros crímenes. Beato Padre Padre Alberto Hurtado Cruchaga S.J.

Ahora no tengo ya ningún deseo, a no ser el de amar a Jesús con locura (...) Tampoco deseo ya ni el sufrimiento ni la muerte, aunque sigo amándolos a los dos.. (...) Ahora sólo me guía el abandono, ¡no tengo ya otra brújula...! Santa Teresa de Lisieux

Al comienzo de la vida espiritual, se intenta sobre todo amar a Dios, al término se comprende que basta dejarse amar por él. Jean Lafrance

Aquel que desconfíe totalmente de sí y ponga toda su confianza en Mí será omnipotente. Padre Alberto Hurtado Cruchaga S.J.

Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá. David sal. 27:10

Cuando se ha comprendido que Dios nos ama, sólo queda una cosa que hacer: ofrecerse al amor para que él haga de nosotros lo que quiera. Jean Lafrance

Cuando alguien comienza a escuchar la llamada del Señor en lo íntimo de su alma, reflexionar y raciocinar sobre las cosas de Dios no tiene ya sentido. La actitud que entonces se impone por sí misma es la de una simple y total entrega al Señor. Pedro Finkler

Darse totalmente a Dios no puede realizarse más que en la oscuridad total. Theilard de Chardin

Desde niña me encantaban estas palabras de Job: "Aunque Dios me matara, seguiría esperando en Él". Pero he tardado mucho tiempo en llegar a este grado de abandono. Ahora ya estoy en él: Dios me ha introducido en él, me ha tomado en brazos y me ha instalado en él... Santa Teresa de Lisieux

Dios mismo se encarga de orientar la vida espiritual de aquellos que se le entregan con gran amor y simplicidad. Pedro Finkler

Dios mío, te ofrezco mi corazón; tómalo si quieres, para que ninguna criatura pueda adueñarse de él, sino sólo tú, mi buen Jesús. Santa Teresa de Lisieux

El abandono es el fruto delicioso del amor. Santa Teresita del Niño Jesús

El abandono es un camino de cruz y amor. P. Jaume Boada

El abandono es un camino de fe. La fe ha de ser la única luz del camino. Jaume Boada

El abandono exige una progresiva entrega interior a Dios y a los hermanos. Jaume Boada

El alma quiere a su Dios a toda costa. Si hay que abandonarlo todo, lo abandonará todo; si perderlo todo, lo perderá todo. Dejará su manto, que después de todo no es de ella, en las manos de quienes quieran retenerla. Renunciará sin dolor a sus maneras propias de sentir, de pensar y de querer, como a un equipaje pesado y molesto. No pedirá ningún goce a nada. No pensará ya en ninguna cosa del mundo. No volverá a utilizar las ideas, sin duda justas, pero deficientísimas, que se hacía de su Dios. Se contentará con la fe. Y ya no querrá aquí abajo nada más, sino a Él y sólo a Él. Robert de Langeac

El recuerdo de mis faltas me humilla y me lleva a no apoyarme nunca en mi propia fuerza, que no es más que debilidad. ... (...) ... Procuro no preocuparme ya de mí misma en nada y dejar en sus manos lo que él quiera obrar en mi alma. Santa Teresa de Lisieux

El Santo Abandono es él mismo el acto más perfecto de amor de Dios que un alma pueda producir, y vale más que mil ayunos y disciplinas. Porque quien da sus bienes por medio de la limosna, su sangre con los azotes, su alimento con el ayuno, da una parte de lo que tiene; el que da a Dios su voluntad se da a sí mismo y da todo, de suerte que puede decir: Señor, soy pobre, mas os doy todo cuanto puedo; después que os he dado mi voluntad, nada me queda que ofreceros. San Alfonso Mª de Ligorio

El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar; me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas... Aunque camine por cañadas oscuras nada temo, porque tú, Señor, vas conmigo. Salmo 22

El simple FIAT en todas nuestras penas interiores y exteriores, bastará para conducirnos a una elevada santidad. Dom Vital Lehodey

El único camino es la espera en los brazos de Dios. Beato Rafael Arnáiz

El único camino que conduce a esa hoguera divina (el amor) es el abandono del niñito que se duerme sin miedo en brazos de su padre. Santa Teresa de Lisieux

El "viejo", que se dedica a calcularlo todo, a hacer las cuentas de lo positivo y lo negativo, limita las posibilidades de la actuación de Dios porque pone límites a su amor y a su misericordia. Tadeusz Dajczer

En el camino hacia un perfecto abandono hay que estar dispuestos a que el Señor disponga de nosotros a su gusto. Es necesario que nuestra voluntad, si ha de conservarse en disposición de recibir todos los quereres divinos, esté constantemente desasida de las riquezas, de los parientes y amigos, desasida de la salud, del reposo, del bienestar, de sus propios quereres, de la ciencia, de las consolaciones, desasida de la estima y del cariño de los demás. En todas estas cosas y otras semejantes necesita estar siempre y por completo desprendida, no buscando sino a Dios y su santísima voluntad. Dom Vital Lehodey

En el momento de la muerte no hay más que hacer que arrojarse confiadamente en la misericordia. Si es el único acto que debiéramos realizar en el momento de la muerte, es el único que se nos pide para toda la vida. M. D. Molinié

En vez de una aceptación estoica de los decretos "providenciales", de los hechos y de otras manifestaciones de la "ley en el cosmos", debemos presentarnos desnudos y sin defensas en el centro de esta realidad que nos asusta, donde estamos solos delante de Dios dependientes de su cuidado providente, en una extrema necesidad del don de su gracia, de su perdón y de la luz de la fe. Thomas Merton

Es mejor no buscar nada, pues el Señor nos va dando a medida de nuestra necesidad los manjares que Él ve convenientes. Beato Rafael Arnáiz

Es una felicidad el estar colgados de la providencia del Señor y ver con qué delicadísimo amor lo prepara Él todo. Madre Maravillas de Jesús

Estoy convencida de que si, por un imposible, encontrases un alma más débil y más pequeña que la mía, te complacerías en colmarla de gracias todavía mayores, con tal de que ella se abandonase con confianza total a tu misericordia infinita. Santa Teresa de Lisieux

Hagas lo que hagas de mí, te doy gracias porque te amo. Jaume Boada

Hasta que no tengamos un perfecto abandono en manos de Dios, no habremos hecho nada. Beato Rafael Arnáiz

Haz de mí lo que quieras, como quieras, cuando quieras... porque te amo. Jaume Boada

Jesús desea que pongamos toda nuestra confianza en Él. Yo le pido que haga de mí una santa, dejando en sus manos la elección de los medios que pueden llevarme a ella. Beata Madre Teresa de Calcuta

Jesús, haz de mí lo que Tú quieras. Te adoraré de todas maneras. Que se haga tu santa voluntad. Yo glorificaré tu infinita misericordia. Y, repentinamente, cesaron mis terribles tormentos y vi a Jesús y me dijo: Yo estoy siempre en tu corazón. Santa Faustina Kowalska

Jesús no pide grandes hazañas, sino únicamente abandono y gratitud. Santa Teresa de Lisieux

La Providencia no se ha comprometido a reparar todos los defectos del hombre: enrielar un tren que corre demasiado a prisa, sostener una escalera demasiado llena de gente... No es una compañía de seguros. La Providencia deja obrar las causas segundas. Pero eso sí, todo lo que suceda a una persona que se fía en manos de Dios contribuirá a su bien, al gran bien, al supremo bien moral de su vida. Padre Alberto Hurtado Cruchaga S.J.

Le decías: "No te fíes de mí... Yo sí que me fío de ti, Jesús... Me abandono en tus brazos: allí dejo lo que tengo, ¡mis miserias!" —Y me parece buena oración San Josemaría Escrivá de Balaguer

La fidelidad a la oración y la caridad fraterna serán para nosotros señales de discernimiento para comprobar la autenticidad del abandono. Jaume Boada

Me he dado cuenta de que lo que yo desee no tiene valor a los ojos de Dios, y que lo mejor es ponerse en sus manos, y nada más. Beato Rafael Arnáiz

Mi camino es todo de confianza y de amor… Veo que basta reconocer la propia nada y abandonarse como un niño en los brazos de Dios. Santa Teresita del Niño Jesús

No aferrarme al tiempo porque me caigo con él. Aferrarme sólo a lo que es eterno, a lo que no muere. Padre Alberto Hurtado Cruchaga S.J.

No desear, no buscar, no pedir..., solamente amar a Dios y entregarse en sus manos como un niño pequeño. Beato Rafael Arnáiz

No estropeemos la flor abriéndola con los dedos. La flor se abrirá y el fruto madurará en la estación y en la hora que sólo Dios sabe. A nosotros nos toca sembrar, regar... y esperar”. George Chevrot

No quiero sino confiar a ciegas y esperar contra toda esperanza, sin ocuparme de mí. Madre Maravillas de Jesús

No los voy a dejar abandonados; volveré para estar con ustedes. Juan 14:18

No tengas miedo, porque yo estoy contigo. Is 41,10

No tengas miedo, solamente confía en Mí. Mc 5,36

No se obra de todo para Dios sino cuando ya no se hace absolutamente nada para uno mismo. Robert de Langeac

Oración de petición en un perfecto abandono: "Dígnate, Señor, aliviar la carga o aumentar mis fuerzas; alejar la tentación o concederme la gracia de vencerla". Dom Vital Lehodey

«Padre, no se haga mi voluntad sino la tuya» Mc 14, 36

Para abandonarte es preciso recibir una luz muy profunda sobre la dimensión infinita del amor de dios para contigo y comprender que es Padre; desde ese momento ya no se trata de caminar hacia Dios, sino de no decidir nada por uno mismo, de dejar el timón de la vida. Jean Lafrance

Ponga toda su confianza sólo en Dios. San Pío de Pieltrecina

Preferir una obra humana a una obra divina es renunciar a hacer TODO porque se quiere hacer ALGO. No hay más que una manera de hacer todo: dejarse hacer completamente por Dios. M. D. Molinié

¡Qué dulce es el camino del amor! ¡Cómo deseo guiarme con el más absoluto abandono a cumplir la voluntad de Dios! Santa Teresita del Niño Jesús

¡Que fácil se hace servir y agradar a Dios en cuanto uno se olvida un poquitín de sí mismo y no quiere guiar su vida, sino abandonarla de manos de Dios! Madre Maravillas de Jesús

¡Que pequeño es todo lo de esta vida; lo único que importa es que dejemos que se cumpla en nosotros plenamente la santa voluntad de nuestro Dios! Madre Maravillas de Jesús

Quien desea vivir el abandono tiene que abrir su vida a una total y progresiva desapropiación de sí mismo. Se trata de la pobreza de alma... que se vive queriendo ser pobre e intentando serlo en todo. Jaume Boada

Quien se ha abandonado, ha de creer que se halla en las manos del Padre; eso le basta. Jaume Boada

Señor, cuando Tú quieras, como Tú quieras, lo que Tú quieras; eso es lo único que queremos y deseamos. Madre Maravillas de Jesús

Si creemos que Dios es amor y nos ama con todo su infinito amor, la conclusión lógica es que podemos abandonarnos tranquilamente en sus manos. P. Ángel Peña O.A.R.

Si no tenemos resultados mayores en la obra de la Iglesia ¿no será por que somos cobardes y lo somos en la medida en que no contamos sino con nuestras propias fuerzas? Nuestro socio Dios ¡Nosotros! No yo ¡Nosotros! Nosotros en manos de Dios, tomados por Dios. Padre Alberto Hurtado Cruchaga S.J.

Si se abandona del todo, el Señor va a llevar a cabo en este abismo
de miseria la obra de su amor. Madre Maravillas de Jesús

Siento cada vez más la imperiosa necesidad de entregarme con más confianza
a la misericordia divina y de poner sólo en Dios toda mi esperanza. San Pío de Pieltrecina

Sin Él nada podemos, pero con Él, todo. Madre Maravillas de Jesús

Vale más la mitad con Nuestro Señor que todo sin Él.

Y buscar la paz en la amistad de Aquel que aunque todo el mundo nos abandone no nos abandonará. Padre Alberto Hurtado Cruchaga S.J.

Y todo esto se realiza en el medio de una noche obscura, la noche de la nada de lo que no es Dios. Dios está presente en todas partes en este vacío. El alma con frecuencia está sola, desamparada, en pleno combate, en medio de las mayores dificultades, como perdida en la noche. Y con todo, en última punta de su alma, ella permanece tranquila delante de Dios, por encima de las cosas, por su adhesión ya del todo espontánea, ya en tensión al acto puro, más allá de las tinieblas, que es tiniebla. Padre Alberto Hurtado Cruchaga S.J.

Ya puedes desechar esos pensamientos de orgullo: eres lo que el pincel en manos del artista.—Y nada más.—Dime para qué sirve un pincel, si no deja hacer al pintor. San Josemaría Escrivá de Balaguer

Yo por mí soy nada, verdadera nada; cuanto hay en mí de ser es divino, de Dios cuanto de ser tengo. Y abandonado de Dios sentiré mi propia nada, y esta eterna visión de mi nada sería eterno tormento, muerte eterna. Miguel de Unamuno
avatar
BELLA

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 08/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.