MI VIDA SENCILLA A DIOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: MI VIDA SENCILLA A DIOS

Mensaje  Marbe el Lun Mayo 10, 2010 8:06 pm

avatar
Marbe
Admin

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Ver perfil de usuario http://familiamichoacana.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SENCILLA A DIOS

Mensaje  Marbe el Lun Mayo 10, 2010 8:05 pm

avatar
Marbe
Admin

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Ver perfil de usuario http://familiamichoacana.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SENCILLA A DIOS

Mensaje  Marbe el Lun Mayo 10, 2010 8:04 pm




Romanos, Capítulo 12. Ustedes recordarán que estamos predicando una serie de sermones que yo he llamado sermones horizontales refiriéndose a esas prácticas de vida sencillas, cotidianas, no muy sensacionales pero que son parte de una vida bendecida y saludable. Es el segundo domingo y en realidad no hemos entrado todavía en la parte más práctica de todas. Nos hemos quedado en el preludio donde allí en el Capítulo 12, los primeros dos versículos Pablo nos llama, y es como el texto fundamental. Esos primeros dos versículos es la base de lo que el luego va a ir desarrollando en los próximos versículos.

Nos habla de presentar nuestras vidas al Señor como un sacrificio lo cual constituye la verdadera adoración. La adoración que le agrada al Señor verdaderamente es la vida entregada a El, la vida penetrada por sus principios, la vida en obediencia, la vida que refleja el señorío de Jesucristo, y Pablo nos llama a no ajustarnos a las costumbres de la sociedad y de la cultura en que vivimos sino vivir una vida de transformación por medio de la renovación perpetua de la mente y del entendimiento, de los pensamientos. De esa manera el dice ustedes van a poder experimentar la buena voluntad de Dios, las intenciones que Dios tiene para ustedes, las comprobarán y las experimentarán al ustedes rendir sus vidas y rehusar ajustarse a la forma en que el mundo vive la vida.

Pienso siempre en el Libro de Jeremías donde el Señor dice a los cautivos en Babilonia “porque yo se los pensamientos que tengo para vosotros, pensamientos de bien y no de mal para daros el fin que esperáis”. Esas son las intenciones del Señor, El dice yo sé cuáles son, no me digan ustedes cuáles son. Algunos de nosotros vivimos en culpabilidad, vivimos en expectativa de desastre, vivimos sintiendo como que Dios no nos quiere, vivimos tratando de siempre hacer algo para que Dios nos ame. Ya Dios te ama. El dice yo se los pensamientos que tengo para ti, son pensamientos de bien. No te preocupes yo te voy a llevar a donde tu quieres ir y aún más allá porque mis deseos son buenos para contigo.

Y Pablo dice, si ustedes quieren comprobar eso en sus vidas, den su vidas al Señor y entreguen al Señor. Nos hemos estado deteniendo en una manera u otra en estos versículos y dando vueltas como un avión queriendo aterrizar, pero eso es bueno porque la palabra del Señor es tan profunda que uno se puede detener en ella y siempre le saca algo diferente.

Versículo 3, dice: “Digo pues, por la gracia que me es dada a cada cual que está entre vosotros que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de si con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros pero no todos los miembros tienen la misma función así nosotros siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo y todos miembros los unos de los otros. De manera que teniendo diferentes dones según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalida;, el que reside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría”.

Vamos a dejarlo allí en el versículo 8. No se si voy a llegar hasta todo eso pero vamos a desmenuzarlo lo más posible. Yo creo que tocamos algo de esto el domingo pasado pero lo quiero hacer ahora en una forma sistemática. Dice Pablo: “Digo pues, por la gracia que me es dada”. Esa expresión de Pablo es reveladora, significativa porque tiene que ver con lo que el va a seguir desarrollando más adelante, cuando el dice: , por la gracia que me es dada a mi” la palabra esa gracia aquí es carisma o caritas, de donde viene la palabra caridad. Por la gracia, por el don, por el regalo, por la provisión que yo he recibido de parte de Dios, es decir Pablo reconoce inclusive que lo que el está diciendo y su ministerio, su función como Apóstol, como exhortador, al el exhortar a los Romanos lo está haciendo con la energía que Dios le ha provisto, con el regalo de espiritualidad que Dios le había provisto a el.

Pablo sabía siempre que lo que el tenía, no venia de él sino que era un regalo de Dios, una provisión de Dios. Es más el sentía inmerecedor del alto lugar que el ocupaba en el Reino de Dios y el hablaba de que el era el pecador mayor de todos. El era el más inmerecedor porque persiguió a la iglesia y a Pablo siempre le dolió recordar que un día el persiguió a la iglesia y aún así Cristo lo llamó y se sentía inmerecedor de lo que había recibido.

Ese concepto de gracia, de caritas es tan importante en la vida cristiana porque todo lo que tenemos, todo lo que somos lo hemos recibido del Señor y tenemos siempre que manejar los dones y las posiciones que ocupamos con ese sentido de deuda para con el Señor de que lo tenemos porque a Dios le ha placido que así sea. Y eso va a jugar un papel muy importante en todo lo que Pablo desarrolla en el resto de ese texto. De hecho yo llamaría a este sermón “Sirviendo con sencillez”. Servir al Señor con sencillez, con humildad. Todo eso está allí.

Cuando el dice por la gracia que a mi me es dada, yo les digo a ustedes, sirvan y relaciónense unos a otros de la misma manera, también con ese sentido de gratitud al Señor. A cada cual que está entre vosotros, es decir eres tu y yo, todos los que estamos aquí, el se está refiriendo a los cristianos, a la comunidad de fe, a la comunidad cristiana. “A cual que está entre vosotros que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener”.

Lo que se traduce como más alto concepto de sí es sofronein quiere decir con una mente que no piense de si mismo con una mente alta, demasiado optimista. Es tan importante hermanos esta idea de que nos veamos a nosotros mismos con sobriedad, sino que piense de si con cordura, sofronein quiere decir con modestia, con justeza, con exactitud, con sobriedad, en una manera justa, ni más ni menos. A Dios no le agrada la gente que tiene un concepto demasiado alto de si mismo pero tampoco demasiado bajo, no te vendas demasiado bajo. La falsa modestia tampoco es buena, ni los complejos de inferioridad son buenos. Pablo era un hombre que sabía lo que el tenia, era un hombre seguro de si mismo.

Yo creo que para servir al Señor uno tiene que tener un ego saludable. Cuántos dicen amen a eso. Algunos lo tenemos más saludable que otros. Si usted no tiene un ego saludable olvídese que la gente se va a encargar de estrujárselo y pisoteárselo en un momentito. Pero se necesita saber que uno tiene un don primeramente. Como puedo pararme aquí para ser pastor o para predicar si yo no pienso que tengo nada que decir. Sería una contradicción, sería una mentira, es decir que uno debe tener un ego saludable. Nunca permitas que los complejos de inferioridad gobiernen tu vida. Repréndelos y exorcízalos de tu vida en el nombre del Señor porque tu vales algo. Di: “Yo valgo algo” “Yo valgo mucho”.

Si Dios te creó tu vales algo. Alguien ha dicho que Dios no crea basura, las cosas que hace Dios las hace buenas y todos nosotros tenemos algo que nos valida, nos da valor como seres humanos y tenemos que pensar con cordura. Eso me tiró a una serie de pensamientos muy importantes. Una de las cosas que yo saco de esto es que tenemos que conocernos a nosotros mismos. Que importante es que nos conozcamos a nosotros mismos!

En el Areópago griego había una escritura en mármol que decía: “Conócete a ti mismo”. Alguien ha dicho que la vida no examinada no merece ser vivida. Es importante que nosotros nos conozcamos a nosotros mismos, que nos examinemos a nosotros mismos. Yo veo claramente que se necesita lucidez personal en la vida. La gente que no se conoce a si misma va a cometer muchos errores en la vida, y se va a estimar en una forma indebida. Qué difícil es hermanos, ver a una persona comportándose en una manera autodestructiva, destructiva para su familia, para si mismo, cometiendo tropiezos a diestra y siniestra y usted los oye hablando como si fueran unos gigantes espirituales y usted dice donde está la capacidad de esta persona para verse a si mismo.

Una persona que vive cometiendo actos de injusticia con los demás, oprimiendo, engañando y dice “yo soy una persona íntegra”, y uno dice “Dónde están los sesos de esta persona? y cómo esta persona no entiende, no tiene lucidez, y por más que usted le habla tiene un cable zafado en su mente que no le permite pensar con cordura.

Por eso yo, hermanos, les animo en el nombre de Jesús lean la Biblia. La Biblia es una gran fuente de sabiduría y de conocimiento propio. Al usted ver todos los errores que cometieron todos los grandes hombres y mujeres de Dios usted puede aprender. Hay principio allí de vida que nos ayudan a vernos objetivamente y usted poco a poco al leer la Biblia, la palabra de Dios va entrando en su mente y le va dando esa cordura de la cual habla el Apóstol Pablo, entonces usted puede medir a los seres humanos, la vida y a si mismo con justeza, con precisión, con exactitud. Lea la Biblia y hay textos en la Biblia que son excelentes. El Libro de Proverbios es un Libro maravilloso que tiene mucha sabiduría sencilla y práctica. El Libro de Eclesiastés es un libro maravilloso, el Libro de Job, bello también, los Salmos, muy importantes. La Biblia está llena de conocimientos acerca de uno mismo y hay buenos libros escritos por hombres y mujeres de Dios. En las librerías hay muchos de ellos sobre las emociones, sobre las relaciones humanas, consejería, lea libros de sicología. Todas esas cosas nos ayudan a nosotros a ejercitarnos en el arte de discernirnos a nosotros mismos, de medir nuestro pasado familiar, cómo nos afecta.

Muchos de nosotros que vivimos tocando una grabación que se inició en la niñez, padres que nos abusaron o no nos amaron, un novio que nos dejó, una novia que nos traicionó, un sueño que no se dio, un proyecto que fracasó y ya nos cerró la puerta a la visión y al deseo de superarnos y no entendemos cómo esas cosas nos están impactando y cómo afectan nuestro presente, pero al nosotros pedir al Señor sabiduría, entendimiento y ejercitarnos en el arte de conocernos a nosotros mismos y de leer buenas lecturas que de paso renuevan nuestra mente, empatando eso con el versículo anterior, y llevan a la transformación personal, entonces nosotros vamos adquiriendo sabiduría para la vida.

Tenemos que conocernos a nosotros mismos, nuestras fallas, nuestras virtudes, no tengamos miedo de mirar nuestro pasado familiar con precisión. Es algo importante también.

Nuestros padres no fueron perfectos y ellos hicieron lo mejor que pudieron. A veces cometieron terribles errores con nosotros en nuestra formación y tenemos que entender estas cosas y a la vez mirar a nuestros padres para poder superarlos y ser mejor que ellos en nuestro comportamiento. Muchos de nosotros no nos permitimos ver a nuestros padres con exactitud en lo bueno y en lo malo, porque tenemos miedo de ser irrespetuosos e irreverentes. Pero eso no es necesario, usted puede ver a su seres queridos en una manera correcta, lo más y lo menos, lo bueno y lo malo, y aún así seguir amándolos, venerándolos, respetándolos, pero eso le va a ayudar a usted a entender como eso afecta su matrimonio. Como su papá trataba a su mamá es quizás la manera como usted trata a su esposa y la manera en que usted ve a su esposa es quizás la manera en que usted vio a su papá ver a su esposa y su papá lo hizo porque veía a su abuelo o a su padre que es tu abuelo, hacer lo mismo. Entonces esas cosas están allí no examinadas y entonces hacemos ciertas cosas y tenemos un cierto comportamiento y no entendemos por qué lo hacemos, porque creemos que así es la vida. No, es simplemente tu estás siguiendo el modelo más inmediato y más influyente que tu recibiste. Pero al tu detenerte y observarlo y analizarlo, tu puedes decir: Espérate eso está bien pero eso no, así que yo voy a imitar esto pero voy a desechar esto y voy a ir un paso más allá.

Eso es importante que nosotros examinemos el mundo con cordura y que nos examinemos a nosotros mismos, nos conozcamos a nosotros mismos. El conocernos a nosotros mismos es un proyecto de toda una vida. Siempre saldrán esqueletos del closet y seres que usted ni siquiera sabia que usted tenía adentro. Y eso es parte del descubrimiento, y un hombre o una mujer que se conoce a si mismo puede conquistar una nación. Un hombre o una mujer que se conoce a si mismo es una persona superdotada, es muy poderosa. Hay que verse con exactitud, hay que verse con modestia. Hay mucha gente que se ven más altos, no se conocen y creen que tienen más de lo que tienen y es muy importante que nosotros siempre estemos echando agua a la sopa para diluir un poco la cosa. Porque si tu crees que tienes más de lo que tienes, eso te va a llevar a distorsionar la forma en que tu actúas. Es importante que tu veas el mundo con modestia y te veas a ti mismo con modestia.

Una de mis experiencias más dolorosas de la vida pero que me ayudó mucho al yo verme ahí mismo con cierto grado de cordura y todavía tengo mucho que aprender. Hace años cuando yo era estudiante, y esa es la experiencia de casi todo estudiante que va a una universidad como Harvard o Princetown es una experiencia muy dolorosa porque los estudiantes llegan a esas grandes universidades creyéndose que son súper titanes. Uno viene de una escuela donde uno brillaba y resaltaba y todo el mundo lo veía a uno como la gran sensación de los últimos años pero usted llega a esta universidad y usted sabe que todos son súper estrellas y muchos mejores que usted y muchos son atletas y músicos y cerebros de renombre y ya a los 20 años o 18 años ya han llegado a donde muchas personas de 50 años querrían llegar. Y usted se mueve en ese ambiente, usted se siente como un renacuajo. Yo pensaba que yo era la última coca cola en el desierto y ahora descubro que soy uno más. Y le desinfla a uno el ego y muchos estudiantes se deprimen porque el contraste es tan grande. Pero es una gran lección porque usted aprende una cosa que no importante cuan alto usted va siempre hay uno más alto que usted. Y eso hermanos es muy importante que lo entendamos para que podamos vivir la vida con cordura no creyéndonos que somos más de la cuenta. Siempre que usted conozca sus defectos y sus virtudes y que usted se vea a si mismo con esa ecuanimidad, ese balance.

Ahí en el Libro de Eclesiastés, el Señor me guió a un texto bien importante en el Capítulo 5, versículo 8 de Eclesiastés, dice: “si opresión de pobres y perversión de derecho y de justicia vieres en la provincia, no te maravilles de ello, porque sobre el alto vigila otro más alto y uno más alto está sobre ellos, además el provecho de la tierra es para todos, el rey mismo está sujeto a los campos.”

Por eso es que les digo que la Biblia tiene mucha sabiduría. Es tan importante, el Presidente Bush, uno de los hombres más poderosos de la tierra, tiene que saber que hay uno que está más alto aún que Bush y el día que, Dios no lo permita, el bajando de su avión se tropieza y alguien tiene que cogerle y agarrarle del codo para estabilizarlo, el tiene que saber ahí que hay uno más alto que el. Y cada vez que el va al baño tiene que saber que hay uno más alto que el también. Tenemos que entender eso en la vida, y eso es cierto en la iglesia y en todas partes. Tenemos que conducirnos con esa humildad, conociéndonos a nosotros mismo, en lo que tenemos y en lo que no tenemos, en lo alto y en lo bajo. Porque eso nos ayuda a vivir la vida con sobriedad y con sencillez de corazón y no es que seamos humildes, es simplemente que somos precisos y somos honestos. No es ni siquiera humildad, es simplemente que si usted va a ver la vida con cordura usted sabe que usted no es la gran cosa, después de todo y que usted es un ser falible como cualquier otro.

Dice otra palabra que tiempo y oportunidad le suceden a todos. Todo el mundo tiene su tiempo alto y su tiempo bajo y eso es parte de la vida sobre la tierra. Eclesiastés es un libro maravilloso en ese sentido, así que recuerda eso, conócete a ti mismo con honestidad, con cordura, es algo bien importante.

Hay otra cosa que se desprende de esto también y es importante que nos aceptemos tal y como somos. Qué importante es! Acéptate tal y como eres. Si Dios te hizo bajito de estatura, gózate en eso. Cómprate unos tacos si quieres pero mejor que simplemente te muevas en tu estatura. Si Dios te hizo más delgado y no te dio fibras tipo Arnold Schwarzenegger pues está bien, dale gracias al Señor y aprende a tocar el piano. Quizás no vas a llegar a ser futbolista pero hay otras cosas que puedes hacer. Hay seres humanos que viven la vida, hermanos, amargados porque no recibieron tal cosa del Creador y están envidiando a otros que tienen eso, y entonces no pueden disfrutar de lo que Dios les ha dado a ellos.

Hermanos, ustedes saben cuántas cualidades configuran un ser humano? Miles de ellas, color de los ojos, tamaño de los ojos, forma de los ojos, largo de las pestañas, solamente en los ojos hay como 50 diferentes categorías y si usted multiplica eso por la nariz y por la boca y los cachetes y todos, cuántas miles de rasgos tiene un ser humano y algunos tienen algunas cosas más buenas y otros, otras, y los que no tienen físico tienen cerebro, los que no tienen cerebro, tienen talento artístico, los que no tienen talento artístico tienen talento deportivo, y hay tantas maneras en que tu puedes encontrar algo bueno que tu tienes ahí adentro. Acéptate a ti mismo. Pero lo que pasa es, hermanos, que nosotros muchas veces nos enfocamos en una cosa, yo quiero eso, y nos convertimos como niños malcriados que queremos eso y entonces perdemos la oportunidad de ver otras bellezas que Dios ha puesto en nosotros y a veces no las desarrollamos porque estamos fijos en aquello. En vez de uno aceptarse a si mismo, esa es la idea de pensar de si con cordura y en el contexto del cuerpo de todos los demás talentos que hay en una comunidad. Si Dios no te dio a ti grandes dones hay otras cosas que tu puedes desempeñar en una comunidad.

El Apóstol Pablo dice en Primera de Corintios, Capítulo 12 que los órganos y los miembros más insignificantes se visten como con más dignidad muchas veces. Hay pedacitos de tu cuerpo que son invisibles, nadie los ve, son pequeñísimos y sin embargo si te faltaran o si funcionan mal te amargan la vida. En el oído hay un huesito tan pequeño y tan recóndito que usted ni siquiera sabe que lo tiene, y sin embargo esa cosita si se desbalancea da lugar a vértigos, a mareos, a desmayos, a golpes y accidentes y cantidad de cosas porque ese huesito juega un balance como de un punto de referencia, un eje de referencia para el organismo. Tan chiquito, tan recóndito que ni se ve, ni se siente, y si funciona bien usted ni siquiera sabe que está allí. Sabe cuándo usted sabe que está allí? Cuando funciona mal. Pero si funciona bien pasa desapercibido y así hay tantas cosas en el ser humano que a veces muchas de ellas no son muy digna, los intestinos, yo no creo que no hay nada bonito, no he oído un poema al intestino y sin embargo que función tan importante juegan. Hay venenos en el organismo que son necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo, hay sustancias venenosas que en pequeñísimas cantidades que son necesarias, aún eso tiene una función. En el cuerpo, en la sociedad, en el mundo cada uno de nosotros juega un papel importante en la ecología humana. Si tu faltas en el mundo, el mundo va a estar cojo. El mundo va a estar falto en algo si tu faltas. Dios te puso aquí, no es un accidente, no es un exceso. Dios sabía que tu jugabas un papel importante.

Una de mis películas favoritas es “It’s a wonderful life” con Jimmy Stewart hecha en los años ’50 creo que fue, en blanco y negro, pero una de las grandes películas de la historia americana. Jimmy Stweard es un hombre que decide sacrificar sus sueños de grandeza por atender a su familia y ser fiel a su pueblito en el medio de América donde vive y Jimmy Stewart ve a otros de sus amigos tener grandes éxitos, llegar a logros y riquezas y llega un momento en que todo parece que le va mal a el y llega el momento en que quiere suicidarse, y precisamente antes de suicidarse el tiene un encuentro. Por medio de ese encuentro Jimmy Stewart descubre, porque se le permite ver su vida, que sería el mundo si el no estuviera, que sería su pueblo si el no hubiera vivido. Y de momento Jimmy Stewart, el personaje descubre que su vida es absolutamente esencial porque sin el ese pueblo se hubiera desmejorado y destruido y entonces ahora el entiende.

Muchos de nosotros no podemos entender porque no tenemos el privilegio que tiene ese personaje de ver lo que sería el mundo sin nosotros. Pero sería interesante eso. Dios nos ha dado hijos, yo le decía eso a una madre esta semana. Tu has jugado un papel tan importante, tus hijos son gente hermosa, Dios los está bendiciendo, se están convirtiendo en seres humanos interesantes, respetables, educados, se refleja la gracia de Dios en ellos. Tu eres una bendición para muchas personas que te miran y que ven en ti un ejemplo, y ven en ti una persona que adorna esta iglesia con su presencia, y bendice y es un elemento de estabilidad en esta congregación pero nunca se ha parado al púlpito a dar un testimonio, ni predicar, ni hacer evangelismo, ni orar ni siquiera en público. Sin embargo yo se que esa sustancia le añade a esta comunidad con su presencia. Así hay muchos entre ustedes aquí, que son necesarios y que juegan un papel importante. Nunca han hablado, quizás, una sola palabra pero su presencia bendice esta comunidad. Y ustedes han sido de bendición de alguna manera.

Dentro de poco voy a celebrar aquí un servicio memorial. El único servicio memorial que se habrá celebrado aquí, yo creo, de un hombre dominicano que es una persona que tenía problemas cerebrales, una persona más bien atrasada mentalmente, pongámoslo de esa manera, y sin embargo cuando el murió en su pueblito de República Dominicana todo el pueblo se tiró a la calle y me dicen ni ciudadanos prominentes, ni políticos prominentes recibieron el funeral que ese hombre, sencillo y humilde y atrasado mentalmente recibió. Yo le preguntaba a otra persona que lo conoce por que? Qué fue lo que el hizo? Dice, bueno no estoy seguro pero era una persona que siempre tenía un trato humilde con la gente, que nunca se propasó con nadie, era dulce, era amable y yo creo que el genio de este hombre fue dejarse amar y ser un ser que no pedía mucho y no demandaba mucho y que entonces la gente podía conectarse con el sin mucha amenaza, ni mucha pretensión. Eso despertó en la gente esa capacidad para amar que necesita una comunidad. Amar a alguien en una forma sencilla.

Eso es una virtud, eso es un don. Cuando nosotros, los seres humanos, nos hacemos más sofisticados mentalmente y más complejos salen las puitas en nosotros y entonces la gente para abrazarnos tiene que hacerlo con un poco de cuidado. Aquello que quizás no tienen tanta sofisticación mental, tienen la capacidad para evocar en otros un afecto sencillo, sin defensas y eso nosotros lo agradecemos instintivamente. Yo creo que ese hombre no escribió un tratado filosófico importante ni hizo gran cosa, excepto bendecir una comunidad con su capacidad para evocar amor de parte de otros, y no ser muy demandante. Miren, como decía el Señor Jesucristo: mirad los lirios del campo que ni hilan ni trabajan y sin embargo Salomón no se vistió como uno solo de ellos. Miren los pájaros del campo no tienen gran cosa pero sencillamente Dios les provee su comida, y los bendice. Que bello es un pajarito!

Estaba yo sentado en mi casa y vino un cardenal y se posó como a 10 pies de mi y yo me quedé deslumbrado y bendije al Señor por eso solamente en el resto del día. Lo bello que es un cardenal, ese color rojo con una chispa que sale de momento y alumbra el aire. Eso deleitó mis ojos, ese cardenal no hará mucho más, no va a predicar un sermón, no va a iluminar el mundo con un concepto filosófico, pero tiene un lugar y bendijo ahí por un momento y cuántos otros bendecirá.

Es decir, hermano, tu tienes un valor. Dios te ha hecho. Si Dios cuida de las aves, no va a cuidar de ti que sois la cúspide de la creación. Que maravilloso es un ser humano, con simplemente caminar sobre la tierra, dice gloria a Dios porque no hay cosa más excelsa, más bella que un hombre o una mujer caminando sobre la tierra, porque eso es de una coordinación de tantas cosas a la vez y algo tan complejo que dice Dios existe. Y eso solamente justifica su existencia, así que tu tienes algo que dar, tu vales, tu eres importante, no dejes que nadie te quite ese sentido de valor, tu valor no te lo da un esposo, tu valor no te lo da un novio, una novia, tu valor no te lo da ni siquiera una comunidad, tu valor te lo da Dios que te creó. En eso reside tu valor. Hay jovencitas que viven buscando su valor en un varón que las cubra y las ame, y van de varón en varón esperando uno que las arrope como Boaz arropó a Ruth y que le de validez. Ningún hombre te va a dar valor a ti, ni los hijos siquiera. Es Dios en ti y tu en Dios. Es esa identidad que Dios te dio a ti, eso es lo que te hace valiosa o valioso. Ese verte a ti mismo en lo que tu eres precisamente.

Hay mucha gente, hermanos, que se hace daño en la vida porque no tienen esa aceptación de si mismo. Viven buscando la aceptación en algo que hagan. Por ejemplo piensan si yo adquiero una posición de prominencia en la iglesia o en la sociedad, eso va a matar esta inseguridad carcomiente que yo tengo dentro de mi, y entonces van buscando compulsivamente una posición y matan y deshacen y traicionan y maquinan y siempre viven con una agenda privada por dentro tratando de conseguir eso. Porque creen que con eso van a matar la inseguridad que les está comiendo. Olvídate, cuando la consigas, esta inseguridad volverá a alzarse. Es como esos hongos que están en las alfombras que usted las limpia pero después están abajo y salen otra vez a la superficie a los tres días, porque están en la estructura misma de la cosa. Usted la puede cubrir por encima con cosmético, usted le puede echar mucho desodorante a la carne pero si usted no se baña bien, bien, el olor va a salir tarde o temprano.

Lo importante es que nosotros sanemos nuestro concepto de nosotros mismos y que nos veamos aceptos en Dios. Por eso es que fallan tantos matrimonios porque dos personas inseguras se encuentran y creen que el uno va a satisfacer el hambre de validación del otro. O uno inseguro se encuentra con una persona bastante segura y el inseguro quiere que esa segura lo cubre y le sane su herida y le diga: “Tu vales” y que mire a través de sus ojos y que le traiga las pantuflas al final del día cuando regresa del trabajo, y que le haga su comida favorita todos los días, y quiere convertir a esa persona en su adoradora porque es una inseguridad que lo está matando, porque no se acepta a si mismo.

Para que una pareja sea feliz se necesitan dos personas saludables. Se habla del concepto de mi media naranja, lo que se necesita es dos naranjas que hagan jugo juntas, completas. Porque dos medias naranjas, si usted trata de unirlas, no hay dos naranjas que estén hechas iguales, si usted trata de unirlas se va a ver la juntura. Yo creo que al matrimonio tienen que venir dos naranjas saludables, enteras que se bendigan en su salud una en el otro. Dos naranjas, un hombre y una mujer seguros en Dios, sólidos en Dios, con un ego sanado, saludable de “Yo soy como soy, así Dios me ama así. Soy contrahecho, quizás un poco feíto, más chiquito de lo que quisiera o más flaco pero Dios me ama”, y entonces con su salud bendice a su mujer y su mujer lo bendice a el.

Tenemos que pedirle al Señor, Señor sáname emocionalmente. Que yo me pueda aceptar como yo soy, con mis virtudes y mis defectos, con mi pasado, con mis errores, con mis desperfectos, con las cosas que me hicieron, con mis heridas y decir eso es lo que hace una vida. Nadie en este lugar puede decirme a mi que no ha tenido heridas en su vida, que no ha recibido maltrato, que no ha cometido graves errores, que no tiene defectos físicos o emocionales o espirituales. Todos estamos en la misma situación y la única diferencia está en que algunos encuentran balance en eso y otros viven distorsionados y desbalanceados, porque no han encontrado esa capacidad de aceptarse como Dios los acepta. Por eso entonces, muchas veces nuestras relaciones humanas siempre están siendo heridas y distorsionadas porque un ser desbalanceado y enfermizo daña todo lo que toca y esa inseguridad nos lleva entonces a, en cualquier pequeña ofensa o error de nuestros amigos, enseguida vemos algo de magnitud imperdonables, y somos hipersensibles. Siempre estamos esperando que nos van a meter el cuchillo por la espalda porque esa es nuestra visión de la gente, y eso hace que se cumpla la profecía porque tarde o temprano nos hacen lo que esperamos que nos hagan. Mientras que cuando la persona se acerca a las relaciones con soltura, con salud, con expectativa de bendición, con naturalidad, la gente descubre que hay muchas cosas buenas en los demás.

Por qué hay tanta gente que fracasa en las relaciones humanas? Porque esperan fracasar. O porque hay alguna inseguridad en ellos que los lleva a hacer daño y a hacerse daño. Mientras que hay otros que con naturalidad se acercan a la vida y tratan a los demás y salen ilesos de las peores situaciones porque son saludables dentro de ellos, y cogen la vida y lo tumban y se levantan porque están hechos de goma. Son como esos niñitos fuertes que se meten a jugar y se dan un codazo, se arañan el codo pero vuelven otra vez, y se meten otra vez a brincar tarea porque son saludables.

Acéptate a ti mismo, busca tu salud en Dios. Busca tu validez en Dios, busca tu valor en el Señor. Acéptate a ti mismo, piensa de ti mismo con cordura, es importante que nos aceptemos tal y como somos.

Hay mucho más que pudiéramos hablar pero no quiero que se pierdan esos dos conceptos tan importantes, y seguiremos si Dios nos permite, el próximo domingo y probablemente vamos a tener que volver a este pasaje. Cuántos saben que la palabra del Señor es buena y hay que masticarla y hay que saborearla, y hay que ir hondo en ella porque tiene valor práctico para la vida, tiene muchas enseñanzas importantes para nosotros.

Hermano, baja tu cabeza por favor, y se me había olvidado algo tan importante como es la santa cena. Vamos a dedicar un momento para recordar el sacrificio de Jesucristo esta mañana. Baja tu cabeza, piensa en lo que has recibido en esta mañana y pídele al Señor, como yo le pido cada día, que nos de cordura, nos de sabiduría en la forma en que nos vemos a nosotros mismos, y que nos ayude a aceptarnos tal y como somos, no para quedarnos allí sino para ir hacia donde Dios nos quiere llevar. Pero sabes que Dios te ha aceptado, ya Dios te ha recibido, ya Dios está contento contigo. Si tu estás en Cristo ya toda enemistad entre tu y Dios ya pasó, toda controversia ya cesó.

Tu padre te ha dicho, ven ahora así como estás yo te acepto, te amo, te recibo, te valido y ahora tu y yo vamos a trabajar juntos para continuar en ese proyecto que eres tu. Ese proyecto maravilloso hasta que yo te forme como mi hijo, conforme a la imagen de mi hijo Jesucristo. Pídele al Señor que te sane para mi mismo y para mi mismo y para mis hermanos y mis hermanas. Señor revelamos ante ti, aunque tu ya lo conoces, confesamos nuestras faltas. Yo confieso mis faltas, mis pecados, mis defectos, mis debilidades, mis desperfectos, Señor, los pongo delante de ti. Perdónanos por vivir con esa agenda secreta tratando de servirnos de otros y que otros nos sirvan, que otros nos sanen, que otros nos ministren, cuando eres tu el único que puede llenar ese vacío que hay en nosotros Señor. Ayúdanos a enfocarte a ti, Padre en esta mañana. Si alguien ha venido con complejos, con heridas del pasado permite que hoy las pongamos a tus pies, que no vivamos enfocando lo que la vida nos hizo, lo que otros nos hicieron, Señor, podamos encontrar libertad en Cristo Jesús, en esa nueva criatura que tu has declarado sobre nosotros. Sánanos Señor, sana nuestros matrimonios, sana nuestro liderazgo en la iglesia, sana nuestras relaciones sociales. Te adoramos, Señor, te bendecimos. Nuestro Dios sanador, el que sana todas tus dolencias, el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y de misericordia, el que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila. Ese Dios te dice Yo te amo, Yo te acepto, Yo te quiero llevar a otro nivel. No eres perfecto pero precisamente por eso te amo y por eso estoy trabajando en ti. Pon a un lado tus armas, pon a un lado tu agenda, deja que Yo te lleve e mi tiempo y en mi forma donde Yo te he de llevar. No quieras tu hacer tu negocio, tu vida, tu prosperidad, tu felicidad. Yo la quiero hacer, si Yo la hago será duradera y será mucho mejor de la que tu puedes elaborar. Gracias Señor tu nos aceptas.

Quiero aprovechar si hay alguien esta mañana que quiera dar su vida a Jesucristo a la luz de la palabra que ha sido predicada, quiere entregar su vida a Jesús, si no lo ha hecho antes, me gustaría orar por ti. Dios te bendiga, hermano. Alguien más que quiera entregar su vida a Jesús que quiera decirle al Señor: Señor yo quiere encontrar ese sentido de validación en ti, de pertenencia en ti. Pasen al altar.

Todo comienza cuando tu aprendes a ver a Dios como ese ser benévolo que se acuerda de que tu eres polvo, dice, como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen porque el conoce nuestra condición. El conoce nuestra condición, es decir, Dios nos ve con cordura, Dios nos ve exactamente como somos, El conoce nuestra condición y se acuerda de que somos polvo y por eso nos ama. El no usa eso para despreciarnos sino todo lo contrario, lo usa para amarnos. Si hay alguien más que quiera encontrar su significado en Jesucristo pase aquí, si no lo ha hecho antes. Vamos a orar por usted, vamos a bendecir tu vida. Gracias Padres, te adoramos. Yo bendigo a estos hombres y a esta mujer que han pasado aquí al frente.

Digan conmigo: Señor Jesucristo te recibo como mi Señor y salvador. Te entrego mi vida, gracias por salvarme y por morir en la cruz por mis pecados. Confieso mis pecados y te pido que me perdones y que me limpies y que me hagas tu hijo. Renuncio a las obras del mal y abraso el Reino de Dios. Gracias en el nombre de Jesús. Amen. Gracias Señor, te adoramos, te bendecimos.
avatar
Marbe
Admin

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Ver perfil de usuario http://familiamichoacana.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SENCILLA A DIOS

Mensaje  Marbe el Lun Mayo 10, 2010 8:00 pm




omanos 12, comenzando por el versículo 1: ".... Así que hermanos os ruego por la misericordia de Dios que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. Y no os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Digo pues por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros siendo muchos somos un cuerpo en Cristo y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones de acuerdo a la gracia que nos es dada; si es de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir o el que enseña en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

Que el amor sea sin fingimiento: aborreced lo malo, seguid lo bueno. Amaos los unos a los otros con amor fraternal. En cuanto a honra previniéndoos los unos a los otros.” Bendiga el Señor su santa palabra. Amen.

Bien hermanos, en estos próximos días yo quisiera pasar un tiempo hablando de lo que yo llamo predicando sermones horizontales. Por qué horizontales? Porque muchas veces en la iglesia nosotros predicamos lo que yo llamo sermones verticales que tienen que ver cosas espirituales, obviamente espirituales, por ejemplo cuando hablamos de los dones del espíritu santo. Hablamos de señales y prodigios y milagros. Hablamos acerca de guerra espiritual y hablamos acerca del mundo de los demonios. Hablamos acerca de la necesidad de la oración y el ayuno. Estas cosas son obviamente espirituales. Pero yo creo que lo que le falta muchas veces a los cristianos y a muchas iglesias cristianas que reconocen la importancia de los dones y del espíritu es esa dimensión ética, esa dimensión moral de la vida, esa dimensión cotidiana. Me refiero a esa dimensión de la vida cristiana que tiene que ver con nuestras relaciones unos con los otros, con nuestro carácter, con nuestro comportamiento a diario, con esas cositas pequeñas de la vida que son las que hacen la diferencia.

Muchas veces los cristianos nos enamoramos tanto de los dones y de las cosas del espíritu que nos olvidamos que hay cosas sencillas de la vida. En realidad yo creo que los grandes problemas que nosotros tenemos en la vida es por esas cosas pequeñas que no le hemos entregado al Señor, esas zorras pequeñas que echan a perder las viñas. Y yo creo que los pastores debemos aprender también a darle a la gente sermones así, que son un poquito aburriditos a veces, pero que no se prestan mucho al Gloria a Dios, Aleluya, y a danzar en los asientos, pero que son comida sólida para la vida diaria.

Hermanos, dirijamos nuestra mirada cada vez más y más a esas áreas de la vida. Yo creo que el éxito en la vida depende de ciertas virtudes como lo son por ejemplo, la honestidad, el trabajo, el ser diligentes, el ser disciplinados, el ser persistentes en la vida, el no vivir solamente por las emociones sino por los principios. Estas son las cosas que verdaderamente aseguran una vida exitosa.

Nosotros los cristianos, hermanos debemos asegurarnos de que estas cosas formen parte de nuestra vida espiritual. Déjenme darles un ejemplo de esto. Gregory me informaba que creo que hoy mismo fue a visitar una familia de la iglesia y la familia de nuestros hermanos Brenda y Winston Quant, son de Nicaragua ellos, nicaragüenses muy fieles, muchos años en la iglesia. Yo estoy seguro que el 90% de la iglesia no conoce a Brenda y a Winston, y a Winston definitivamente no lo conocen porque es un hombre muy callado, muy tranquilo. Gregory celebraba el hecho de que ellos acaban de obtener una casa que Dios les ha dado, una casa preciosa. Gregory estaba ahí. Yo hasta vi un poquito de envidia en sus ojos.... De la manera que me la describía, decía “Guau, se la cambio”. Una casa nueva, flamante, grandísima y muy bendecida.

Y cuando Gregory me hablaba acerca de Winston que esta mañana dice que con lágrimas en los ojos le daba gracias al Señor. Inmediatamente, Mario está asintiendo porque el sabe a qué me refiero. Hay una foto de Winston sentado aquí en este edificio hace ya como 10 años, 8 ó 9 años por lo menos, en medio del frío y Winston estaba aquí ayudando a Mario en el trabajo de la construcción. Winston, hermanos yo veo esa foto y yo que fui partícipe de todo ese proceso de lucha de este edificio, yo bendije a ese hombre. Winston no hizo mucho alarde de nada, Winston simplemente venía fielmente y daba de su tiempo a construir este edificio y cuando otras personas quizás se cansaron un poco, y uno entiende, esto no es una crítica implícita ni nada por el estilo. Winston se sacrificó por el Señor y nadie sabe ni siquiera esto. Hoy yo lo estoy diciendo aquí. Pero en mi mente yo pensé siempre, Winston es un hombre tranquilo, callado, no hace mucho ruido pero sirvió al Señor en esa forma persistente, sobria, disciplinada. Entienden a lo que me refiero? Pero fíjense como años después la bendición del Señor viene a la vida de el.

Su hija ahora mismo está estudiando un programa especial, una hija preciosa que se llama Suyen, una hija lindísima de una carácter especial, con una beca que pronto va a estar viajando a Guatemala con un grupo de jóvenes líderes escogidos en toda la nación para sus estudios también. Como ven ustedes hermanos, esta es una familia que yo siempre he visto a través de los años; no muy llamativa, no saltan mucho, no hablan mucho en lenguas, no se tiran al piso y gloria a Dios por los que hacen todas esas cosas, entiéndanme. No estoy criticando a nadie, al contrario yo deseo que todas esas cosas se den en mi iglesia. Gloria a Dios por ellas, Amen.

Hay otros hermanos que a veces saltan y danzan y todo y Gloria a Dios por ello. Es que, como dice Jesucristo, no es que haga una cosa o la otra sino una cosa y la otra. Lo que Dios quiere hermanos es que unamos las dos cualidades en la vida. Unamos la pasión por Dios, el fuego del espíritu santo, la llenura del espíritu santo pero también una vida sobria, trabajadora, disciplinada, excelente y que unamos esas dos cualidades en una.

Eso es lo que va a permitir que nuestras vidas sean de bendición. Escúcheme comunidad latina y también ahora norteamericanos a quienes les hablo aquí. Es importante que ustedes, jóvenes, parejas jóvenes que están, veo aquí a mi hermano Wilson, por ejemplo y su esposa, y veo otras parejas jóvenes, Samuel y Myriam y Omar y Airimar, y tantas otras parejas jóvenes. Hugo y su esposa también, Sofía y otros.

Hermanos, dediquemos nuestras vidas a vivir a valores sólidos porque eso es lo que va a edificar nuestra casa y no. El uno a apegarse a una visión contra viento y marea, contra el desanimo y los altibajos de la vida, uno seguir ahí firme, ponchándo su tarjeta puntualmente todos los días en el trabajo, yendo al baño solo el tiempo que es necesario y dedicando todo el resto al trabajo, ganándose su pan honestamente, que la gente diga: “Mira, si se me va ese empleado se me cae abajo la factoría” porque usted se dedique a hacer una vida íntegra, sencilla, de corazón.

Jóvenes, saquéense las mariposas de la cabeza y las cucarachas también. Eso es lo que es importante, hermano. Es esa cualidad. A lo que tu te dediques, a lo que tu le des importancia eso es lo que va a determinar el éxito en tu vida. Si tus valores son simplemente saber el último episodio de la última novela, vas a tener la cabeza llena de alas de cucarachas. Pero si tu te dedicas a crear valores sólidos en tu carácter, mujer, hombre de Dios, y a ser firme en tu proceder y caminar rectamente en la vida, eso es lo que te va a llevar al éxito.

Ahora, qué tiene todo eso que ver con este pasaje. Me doy cuenta de que lo único que voy a poder hacer es dar la introducción, pero está bien la introducción ya está bien y hay mucho que tu puedes masticar. Este pasaje es un pasaje evidentemente que está compuesto de consejos sencillos. Los Capítulos 12 y 13 de Romanos y hasta el final son capítulos que son muy prácticos. Del Capítulo 1 al 11 en Romanos el Apóstol Pablo se dedica a discutir asuntos muy altos, teológicos, y la Epístola a los Romanos es una de las epístolas más poderosas de la teología cristiana. En Romanos el Apóstol Pablo estableció los fundamentos de la teología cristiana, pero de ahí, del Capítulo 12 en adelante el Apóstol Pablo dirigido por el espíritu santo se dedicó a dar consejos sencillos acerca de la vida cristiana.

Todo lo que el hace en el resto de ese capítulo es darnos consejos prácticos. Por ejemplo vamos al versículo 9, dice: “el amor sea sin fingimiento, aborreced lo malo, seguid lo bueno” “amaos los unos a los otros con amor fraternal”, versículo 10, “en cuanto a honra prefiriendoos los unos a los otros.” Miren el versículo 15 “gozad con los que se gozan, llorad con los que lloran”.

Hermanos, son consejos bien sencillos. No hay nada exaltado, nada muy exótico allí acerca de estos consejos. Estas son las cualidades hermanos, como digo, como introducción yo quiero en esta mañana en el nombre del Señor, llamarlos a todos a mirar esos aspectos sencillos de la vida cristiana. Si nos dedicamos a perseguir esos valores pequeños en la vida pero muy importantes, con el paso de los años veremos como en el caso de la familia Quant, la bendición de Dios reposar.

Por alguna razón veo parejas jóvenes y les digo a ellos. Si ustedes se plantean esa meta ahora en sus vidas de vivir una vida así, que honre al Señor en las cosas sencillas, en las cosas pequeñas, Dios les va a bendecir a largo plazo. Cuando ustedes lleguen a 20 años de casados, 30 años de casado y ustedes puedan mirar hacia atrás y ver cómo ha ido el crecimiento.

La palabra de Dios dice: “... porque la senda del justo es como la luz de la aurora que va en aumento hasta que el día es perfecto.” La jornada del hombre o la mujer de Dios, de la pareja de Dios, es así, ahí firme y la gente que mira a través de los años, se echa para atrás y puede ver el diseño, puede ver el ascenso. Quizás nosotros viviéndolo día a día no lo vemos, pero otros lo pueden ver y cuando nos paramos hacia atrás y vemos nuestra vida, vemos que sí que nuestra vida ha ido ascendiendo. Eso se tiene que hacer día a día, simplemente poniendo un pie delante del otro, firme, valorando la palabra de Dios.

Yo quiero hacer algo ahora mismo. Yo quiero que se levante esta juventud, yo quiero que esa parejita que está ahí se ponga de pie. Y todas las demás parejas jóvenes de 15 años en adelante. De 15 a 22, 23, levántense. No quiero ser muy preciso, por acá también. Rocío y esta pareja levántense. Pónganse de pie. Ustedes dos también. Cualquier otro joven que esté aquí también. Pónganse de pie. Si usted siente que esto es para usted también ahora pónganse de pie, también los demás. Está bien, si se quiere poner de pie, Gloria y Rafael, pónganse de pie. Comprometa su vida al Señor.

Vean lo que dice aquí, dice: “... no os conforméis a este siglo sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento”. Hay mucha juventud, mucha gente que está comenzando en la vida que se están conformando a este siglo. El Señor está diciendo, no le pongan tanto énfasis a las cosas de este mundo, a las modas y a los valores del mundo y a las ambiciones del mundo. No. En vez de eso transfórmense por dentro, cambien su mentalidad, renuévense para que ustedes puedan vivir vidas exitosas. Dice: “... para que podáis comprobar la buena voluntad de Dios”. Tiene que haber un cambio de mentalidad antes de que podamos comprobar la voluntad de Dios para nuestra vida, porque Dios quiere bendecir a cada uno de nosotros pero primero tiene que haber un cambio interior. “Señor voy a poner mi amor en ti, voy a poner mi pasión en ti, voy a quitar los ojos del mundo y me voy a dedicar a honrarte a ti y a buscar tu gloria”, y entonces tu vas a ver la bendición de Dios descender sobre tu vida.

Cuando tu pones tu preferencia en las cosas de Dios. Cuando tu prefieres a Dios y lo pones por encima de todas las cosas, Dios comienza a bendecirte y a aclarar tu camino y enderezar tus pasos y a quitar los obstáculos de tu vida. Tiene que haber una conversión.

Muchos de nosotros estamos en la iglesia pero la iglesia no está en nosotros. Es como lo que dice: algunos pasan por la escuela, pero la escuela no pasa por ellos. Muchos estamos en la iglesia pero la iglesia no se ha metido dentro de nosotros.

La Biblia dice: “... los ojos del Señor recorren toda la tierra buscando los de corazón perfecto para con él para mostrarse fiel a favor de ellos”, pero tienen que comenzar con un cambio de mente y de valores. Y que esos valores los pongamos en práctica día a día. Prueba al Señor. Yo te prometo en el nombre de Jesús, que vas a ver grandes cosas en tu vida. Amen. Aleluya. Gloria en el nombre del Señor.

Ahora mismo levanta tu mano derecha. Póngase de pie todo el mundo ahora y levante su mano derecha en señal de pacto con el Señor. Y dile al Señor “Padre, yo abrazo los valores de tu Reino, yo abrazo la ética de tu Reino, la moralidad de tu Reino. Yo le doy la bienvenida a la excelencia en mi vida”, dile así al Señor. Le doy la bienvenida a la disciplina, a la persistencia, al dominio propio, honestidad, justicia, amor, equidad”, son los valores del Reino de Dios. Pídele al Señor que cambie tu vida: “Señor cámbiame. Cambia mi énfasis, cambia mi actitud, cambia mi corazón, Señor. Cambia la estructura de mi vida por dentro. Cámbiame por dentro. No me cambies por fuera, simplemente hacer cosas externas. No, cámbiame en el interior. Pon una nueva fuerza dentro de mi Señor. Oh, aleluya.”

Gracias, Señor. Te adoramos, te bendecimos. Gracias Jesús. Gracias por tu palabra, Señor, porque tu palabra es la verdad, tu palabra es fiel, Señor. Abrazamos tu palabra, Señor. Vamos a cantar Señor, te damos gracias. Vas a ver cambios grandes y transformadores en tu vida. Atrévete a creerle al Señor y ponlo a prueba por un tiempo como hizo Daniel con su dieta vegetariana. Pon a Dios a prueba, verdaderamente por un tiempo y reta a los otros que vean el cambio en tu vida. Tu vas a ver como Dios va a transformar tu vida.

Gracias Señor. Te bendecimos, te adoramos. Gracias, Jesús. Gracias. Aleluya.
avatar
Marbe
Admin

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Ver perfil de usuario http://familiamichoacana.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SENCILLA A DIOS

Mensaje  Marbe el Lun Mayo 10, 2010 7:54 pm




Estoy predicando para nuestros visitantes una serie de sermones, basado en Romanos, Capítulo 12, los llamamos horizontales, sermones que tienen que ver con la vida cotidiana del creyente, tanto en el contexto de la iglesia como en el contexto también de vida general. El domingo pasado estuvimos hablando acerca de servir al Señor con esa actitud de gracia y de conocernos mejor. Hoy voy a hacer un resumen rápido. Vamos al versículo 3:

“Digo pues, por la gracia que me es dada a cada cual que está entre vosotros que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros pero no todos los miembros tienen la misma función así nosotros siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo y todos miembros los unos de los otros. De manera que teniendo diferentes dones según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad, el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría”.

Esa es la palabra del Señor para nosotros en esta mañana. El domingo pasado, hermanos, hablamos acerca de cómo se desarrollan, cómo se sirve en el contexto de la iglesia. Veíamos que Pablo dice “por la gracia que me es dada” reconociendo que los dones que el tenía venían de Dios. Vimos que dice que no tengamos más alto concepto de nosotros que el que debemos tener. No nos veamos a nosotros mismos más altos, más capaces o más dotados de lo que en realidad tenemos derecho a vernos a nosotros mismos sino que nos veamos con cordura, y ahí nos detuvimos.

Cómo nos debemos ver a nosotros? En una forma natural, en una forma modesta, no viéndonos ni más altos ni tampoco más bajos de lo que debemos vernos. Hablamos también de la importancia de que esto quiere decir que tenemos que conocernos a nosotros mismos, tenemos que conocer cuáles son los dones que tenemos. Es importante que nos conozcamos, que le pidamos al Señor sabiduría, discernimiento, conocimiento propio, que nos podamos ver a nosotros como Dios nos ve, en esa forma sabia, honesta. Muchos de nosotros a veces disfrazamos nuestros defectos, a veces ni siquiera sabemos que los tenemos y echamos culpa a los demás, proyectamos nuestros defectos sobre los demás para no vernos exactamente como tenemos que vernos.

Sabes tu, hermano, si tu no reconoces tus defectos esos defectos tarde o temprano van a conspirar para hacerte daño en tu vida. ES mejor uno ser honesto consigo mismo y admitir sus errores temprano en la vida para no estar haciendo los mismo tropiezos todo el tiempo.

La honestidad con nosotros mismos y con los demás es algo maravillosamente saludable para todos. Las neurosis vienen de aspectos de nuestra personalidad que no estamos reconociendo y que se van infectando por falta de expresión y de aire para respirar.

Lo otro que sale de ese texto que dijimos pues que tenemos que aceptarnos a nosotros mismos también. Necesitamos aceptarnos a nosotros mismos. Por qué? Porque muchas veces al reconocer nuestras fallas y nuestras faltas podemos caer en el exceso de estarnos viendo siempre como defectuosos y sentirnos perpetuamente culpables. Estamos a veces tan concientes de nuestras fallas que no tenemos paz. Entonces esto deforma nuestra manera. Algunos resuelven ese problema sobre compensando y yéndose al otro extremo y tratando de disimular esa inseguridad con grandes logros y con vestidos costosos y con un hablar de alarde y con orgullo porque hay una inseguridad esencial en su personalidad que no los deja vivir, y entonces quieren como echarle desodorante, hablando alto y aparentando mucho, pero en realidad está ahí esa inseguridad.

Eso es importante también porque muchas veces, hermanos en el contexto de la iglesia si Dios te ha dado un don modesto, confórmate con ese don y recíbelo y dale gracias al Señor por el pero no estés envidiando el don del evangelista. Hay algunas personas que quieren ser Benny Hind y no están contentas porque simplemente Dios les ha dado un ministerio evangelístico local y no tienen paz porque no pueden usar ese traje blanco con esa corbata sedosa que usa Benny Hind, entonces están continuamente insatisfechos porque están deseando algo más y la palabra dice: acéptate tal y como tu eres.

La otra consecuencia, y estamos entrando en terreno nuevo ahora. La otra consecuencia de esto es que nuestras habilidades son dones, son regalos, carismata es la palabra en griego. Actos de gracia del Señor para nosotros que en realidad no merecemos todo lo que tenemos, cuántos saben que es por gracia de Dios. Yo soy pastor por misericordia y por gracia de Dios, no porque yo me lo gané, porque soy quien soy, no, Dios inmerecidamente me llamó al ministerio. Usted tiene un don de canto no porque usted se lo merece sino porque Dios le dio cuando lo creo, le dio unas cuerdas vocales que cantan bien. La consecuencia de eso, hermanos, es que nosotros debemos descargar nuestros deberes y nuestros dones con humildad y con gratitud al Señor, qué bueno es ser agradecido por lo que Dios nos ha dado. Que bueno es saber que es simplemente por gracia del Señor y darle gracias a Dios todos los días. Cada vez que un cantante se para aquí, o un músico o un adorador de un director, dale gracias al Señor porque el Señor te permite dirigir y presidir un aspecto tan importante de su iglesia. Cada vez que el ujier sirve y hace algo en la casa del Señor dale gracias a Dios por eso porque está jugando un papel importante.

Siempre tenemos que volver ante el Señor y darle gracias a Dios y comprometernos para hacerlo cada vez mejor porque es un don, es un acto misericordioso de parte de Dios. Tenemos que hacerlo con humildad y en sujeción al espíritu santo.

Hay una cuarta cosa también, una cuarta consecuencia de esta idea de hacer las cosas con cordura, conforme a la medida de fe y es que continua aquí diciendo de la manera que Dios repartió a cada uno, dice: “Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros pero no todos los miembros tienen la misma función así nosotros” . Hay una implicación aquí de que los dones y el servir al Señor debe siempre darse con una actitud de reconocimiento de que lo estamos haciendo en el contexto de una comunidad. Siendo muchos somos uno, somos parte de un cuerpo, una unidad indisoluble, total. En el lema de esta nación está “et pluribus unum” en latín. En latín quiere decir de muchos uno. Esta nación es una nación de inmigrantes, una multitud de razas y culturas y grupos étnicos y la idea en el lema de esta nación es que de todo eso hay una unidad. Eso es lo que la idea que está detrás de esto, de que hay muchos dones que Dios reparte en la iglesia, muchos dones, diferentes tipos de dones pero todos forman parte de una totalidad, de un solo propósito, un solo organismo. ¿Y cuál es el propósito de ese organismo? Avanzar el Reino de Dios. ¿Qué quiere decir eso? Que los dones no se supone que sean desempeñados por llaneros solitarios, cada uno en su caballo blanco en dos patas, haciendo lo suyo por allá y peleándonos con los otros, y cada uno buscando su propia gloria, sino que debe ser en unidad. Amén, en armonía, en equipo, nadie buscando su propia gloria, nadie buscando resaltar para pavonearse a si mismo. Eso es parte de “no piense en sí mismo más alto de lo que debe pensar”.

Hermanos, nosotros cuando recibimos un don y cuando lo desempeñamos en la iglesia debemos hacerlo como un basketbolista que está en un juego con la bola, y el sabe que el no puede coger esa bola e ir recto a tratar de echarla en el cesto el solo, sino que el es parte de un equipo y si el ve otro jugador que está cerca que puede avanzar la bola más rápido, el no va a pensar “oh, me va a quitar la gloria de echar la bola”, no, el se la tira al otro, porque la idea es que el equipo gane. ¿Usted entiende? Un buen jugador que siempre está buscando su propia gloria no es un buen jugador en equipo. Y así mismo cuando nosotros desempeñamos nuestros dones, tenemos que hacerlo como que nosotros no queremos llevarnos la gloria, la gloria tiene que ser para Cristo Jesús, el avance tiene que ser para el Reino de Dios. Si usted hizo lo suyo siéntese y deje que otro se lleve la gloria. Usted sabrá en su corazón que usted contribuyó de alguna manera al éxito. Es tan importante que nosotros estemos seguros de nosotros mismos, la persona insegura no puede hacer esto. Ahora cuando uno está sentado en Dios usted no necesita la gloria de nadie porque usted sabe que el Señor allá arriba registra y El sabe donde está el balance, y entonces uno puede hacer las cosas sin pensar que otro se llevó la gloria.

Es tan importante eso, hermanos. Uno de los problemas que yo tengo a veces como pastor es cuando la gente se acostumbra a desarrollar una función en la iglesia y tiene una posición por ejemplo, y viene otra persona que quizás puede hacerlo igual que ellos o mejor, qué difícil es decir, “hermanito puedes abrir un poquito despacio a este hermano para que ....”, y gruñen y son como un perro que usted le viene a coger su hueso. Enseguida se le engrifan los pelos porque se sienten amenazados. “Este es mi terreno, yo he sangrado para conseguirlo, así que usted no me lo va a quitar”. Hay otras personas que dicen: “Está bien pastor, como usted quiera, no se preocupe, yo me iré por allá y me deprimiré solo pero, amén, gloria a Dios, Dios sabe algún día El dejará saber cuál es la verdad acerca de.... No se preocupe, hermano, siga adelante, siga.” Adoptan esta actitud de cordero degollado, pero siempre con las mismas cosas, de mostrar su herida porque se sienten que esto es mío. Hermanos, en el Reino de Dios no hay nada que le pertenezca a ninguno de nosotros, todo es del Señor, somos mayordomos, somos mayordomos de lo que Dios nos ha dado, en el momento que se requiera darlo, suéltalo, Dios tiene algo mejor para ti. La persona sencilla y humilde de corazón siempre tendrá algo que hacer en el Reino de Dios, ahora la persona que tiene agendas secretas personales siempre va a tener problemas en el Reino de Dios, porque el espíritu santo va a estar en contra de el o de ella. Esa es una verdad del servicio.

Es tan importante, hermanos, que nosotros desempeñemos nuestras labores con humildad de corazón, con un espíritu de servicio al Señor, de un contexto de comunidad, de que Dios nos circula como El quiere y cuando El quiere, que lo que yo tengo debo sostenerlo livianamente en mi mano porque no es mío de todas maneras, es de la iglesia y es del Reino del Señor, y eso bendice un ministerio. La persona que actúa de esa manera va a ser prosperada y bendecida y eso es cierto también en la familia. El hombre debe, aunque es el líder del hogar por declaración de Dios, pero debe delegar, debe compartir, debe servir. Esto de que tu eres el “cabeza de la casa”, algunos lo dicen con una cabeza hinchada “Yo soy la cabeza de la casa”, pero Cristo es cabeza de la iglesia y sin embargo se dio en servicio por ella. Cristo es un líder que sirve.

En la familia es importante, en el trabajo es importante. La persona que tiene un espíritu de equipo serán bendecidas y serán prosperadas y siempre habrá gente buscando ese tipo de liderazgo. Así que seamos líderes, siervos en el contexto del cuerpo. Los mejores líderes son gente que sabe vivir en equipo y en esta iglesia yo deseo siempre que nuestros líderes sean gente que saben trabajar en equipo.

Yo busco hombres y mujeres que sirvan al Señor en un contexto de humildad. A mi no me importa cuántos dones usted tenga, y cuánta destreza y cuántos títulos, si usted no tiene un corazón sencillo, humilde, manso, no me interesa trabajar mucho con usted porque a la larga va a ser para problema. Yo quisiera que el Señor nos permita que cada año más y más nosotros vayamos dotándonos de gente que tenga un espíritu de mansedumbre y que el fruto del espíritu santo sea evidente en todo lo que hacen.

Lo que más protege nuestro ministerio, hermanos, es el fruto del espíritu santo, no es hablar mucho en lengua, ni el tener mucha unción, lo que nos protege de los ataques del diablo es el carácter de Jesucristo porque contra eso Satanás no sabe qué hacer. Seamos gente que manifestemos el fruto del espíritu santo siempre y que trabajemos en el contexto de un cuerpo.

Miren algunos de estos dones. Vamos a ver rápidamente algunas de las cualidades y de los servicios, los tipos de dones de servicio. De paso déjenme decirles algo, a veces en la iglesia se ha dicho que son 9 dones. Dice 9 dones: profecía, milagros, fe, discernimiento de espíritu, lenguas, interpretación de lenguas, evangelismo, etc. Hay más de 9 dones, hermanos. Esos 9 dones son dones muy especiales, muy específicos pero en realidad hay varias listas de dones. Esa lista que hay en Primera de Corintios, 12 no es una lista exhaustiva, es simplemente lista representativa pero hay muchos dones que Dios reparte y aquí tenemos otra lista también de dones muy parecidos y que son bastante diversos. Dice:

“...siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo y todos miembros los unos de los otros. De manera que teniendo diferentes dones según la gracia que nos es dada, según la bendición de Dios que hemos recibido, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; que quiere decir eso, el don de la profecía es un don precioso, la profecía no es solamente de hecho predecir el futuro. Profetizar no es solamente predecir el futuro, sino que también es declarar una verdad de Dios, un mensaje de Dios específico para un momento dado, para un contexto específico, no tiene que ser predecir el futuro. El profeta Ageo, por ejemplo profetiza acerca de la necesidad de edificar el templo que está decaído. El no está profetizando acerca del futuro en ese momento, está profetizando sí, acerca de un deseo de que Dios tiene de que su templo sea reconstruido, y eso es profetizar. Muchas veces la predicación puede ser profecía. Cuántos hermanos, muchas veces me dicen: “Pastor. Usted dio exactamente en le clavo con un problema que yo tenía en mi vida, y usted habló acerca de una necesidad específica, me contestó una pregunta específica”. Bueno, yo estaba profetizando en ese momento y ni siquiera me daba cuenta. Muchas veces, de hecho, cuando yo me paro aquí delante del púlpito todas las mañanas, yo me paro con la idea de que yo voy a profetizarles a ustedes la palabra del Señor, que Dios va a hablar su palabra, yo vengo con ciertas ideas, cierto estudio previo, notas que he hecho, reflexión durante la semana, pero yo me paro aquí y yo quiero que el Señor ensamble todo eso en la manera que el quiera y que salga la palabra que El quiere para ustedes.

Atrévete a hablar en esa manera en tu vida y cuando Dios ponga algo en tu espíritu, decláralo en el nombre del Señor. Saben ustedes esta mañana cuando yo estaba sentado allí, algo vino sobre mí, fue un pensamiento, no oí una voz audible, pero era: “hoy predica en inglés y en español”. ¿Saben lo que me motivó? Yo estoy aquí predicando este sermón y traduciéndolo ahí mismo, en el espíritu de la profecía. ¿Saben lo que me motivó a hacer eso? Cuando yo entré y vi a nuestro hermano norteamericano aquí, acompañando a esta hermana hondureña con su hijo, que están aquí visitando el estado de Massachussets para atención médica, y este hermano viene de Wooster, porque quiere que esta hermana tenga una experiencia en su hijo de adoración en un contexto hispano. Este hermano no tiene que estar haciendo eso, pero yo quise honrarlo a el predicando en inglés para bendecir su vida porque ese espíritu es lo que bendice la iglesia de Jesucristo. Por eso yo estoy haciendo lo que estoy haciendo en esta mañana, porque yo creo que Dios tiene su forma de bendecir a sus hijos y nosotros tenemos que obedecer esos impulsos del espíritu. Ese es el espíritu de la profecía. Muchas veces Dios quiere que hagamos cosas y nos viene un pensamiento, nos viene un impulso y decimos: “No, eso es....” y lo echamos a un lado, eso es a veces Dios que quiere que hagas algo a favor de alguien, y si tu te atreves a hacerlo en el nombre del Señor eso tiene poder y tu ves la bendición que fluye cuando tu haces las cosas.

Es tan importante, hermanos, que aprendamos a vivir en el espíritu de la profecía. Tu has sido dotado con un receptor espiritual que se llama el espíritu santo que está dentro de ti, y Dios quiere hablar a tu vida y habla muchas veces a tu vida, si tu estás dispuesto a escucharlo. Abre tu vida a las comunicaciones de Dios. Yo le pido al Señor: “Padre, ayúdame a vivir mi vida proféticamente, a vivir cada día pensando que en cualquier momento tu puedes enviar un mensaje y querer usarme de alguna manera. Yo voy a obedecer esa palabra, así que tenemos que vivir como profetas en espera.

Si tu pones atención Dios muchas veces va a hablar a tu vida, pero se requiere fe. Por eso el Apóstol dice “... conforme a la medida de fe”. Porque algunos no tienen suficiente fe y entonces Dios quiere hablar a través de ellos, y Dios quiere hablar a través de ellos, o hacer algo proféticamente pero lo despiden, lo echan a un lado porque no siente que eso es importante, que verdaderamente es de Dios. Hay que arriesgarse. Muchas veces hablar la palabra de Dios requiere que usted se arriesgue. Hacer el ridículo o a decir algo que está fuera de lugar, o lo que sea pero usted lo hace en el nombre del Señor de todas maneras, y nunca va a ser avergonzado, si lo hace con sensibilidad. Mientras tu mas te dejas usar por el espíritu más el espíritu santo quiere usarte, pero cuando el espíritu te habla y tu echas a un lado su palabra y la ignoras, entonces el espíritu es contristado y dice “bueno, me voy a retirar, voy a esperar hasta que el o ella aprenda a escuchar mi voz y a obedecer mis impulsos”.

Profecía, muy importante, es algo maravilloso, es bello ese contexto de profecía. “... si de profecía, úsese conforme a la medida de fe; o si de servicio, en servir”. Primero me impacta el hecho de que en esta lista de 8 ó 9 dones, Pablo pone como segundo don, al lado de profecía, servir que parecería algo sencillo, algo humilde que no tiene mucho significado, sin embargo Pablo lo pone en segundo lugar.

Uno pensaría que el don de servicio Pablo lo pondría como último en la lista porque es uno de los más sencillos, sin embargo lo pone como segundo. ¿Por qué? Hermanos, para mí, el servir es la esencia misma de liderazgo cristiano. A través de cada día, a través de toda nuestra vida siempre hay oportunidades para servir, hermanos. Hay tantas maneras en que nosotros podemos enriquecer el Reino de Dios con actos pequeños de servicio. De nuevo lo que este hermano está haciendo, y perdonen si estoy siendo muy insistente en eso, mi deseo no es señalar a nadie en particular, o hacerlo sentirse mal, pero qué lindo es un acto de servicio como ese. Para mi eso vale más que inclusive lo que yo estoy haciendo aquí de predicar aquí arriba, porque eso, a menos que yo no lo mostrara quizás nadie se daría cuenta de eso, pero el Señor se da cuenta de eso.

El hermano Jansen, trae a un hermano todos los domingos al servicio de las 9. Eso quiere decir que se tiene que levantar más temprano, irlo a buscar a donde reside, traerlo hasta aquí, llevarlo de nuevo a veces a comer a algún sitio. Eso es un acto de servicio. Se da cada domingo y eso glorifica al Señor. Hay gente que se queja de que: “Oh, no me están usando, no puedo hacer nada” y que están buscando que el pastor le consiga una posición. Hermanos, mira alrededor de ti hay necesidad. Tu puedes servir en tantas cosas trayendo alguien a la iglesia. Cuántas veces uno quiere encontrar a alguien que vaya a buscar a una persona, pero como eso no tiene gloria, y no tiene reconocimiento público, pues la gente no quiere hacerlo porque requiere que uno se salga, se extralimite, se salga de su comodidad. Y por eso muchas veces no servimos. Hay personas que hay que visitar en los hospitales. Sirva al Señor! Hay personas que hay que llamar por teléfono, llámelos y anímelos y bendígalos. Eso es servicio. Hay niños en nuestras clases que necesitan maestros. ¿Dónde están los maestros? Que se incomoden y dejen de venir al servicio unos cuantos domingos para bendecir esa niñez que el diablo está tratando de ganar para sí. Eso es servir al Señor. Servir es incomodarte tu para que otro sea bendecido.

Servicio. Servir es algo sencillo pero que tiene gran gloria y las cosas sencillas son a veces las que más Dios bendice porque las grandes ya tienen su recompensa, simplemente porque son reconocibles. Yo le doy gracias Señor por los hujieres que sirven cada día y le doy gracias al Señor por la persona que está allí en el estacionamiento haciendo su trabajo. Eso es servir. Las iglesias se nutren de personas que sirven.

Si tu no sabes servir, tu no sirves. Si tu primero no sabes hacer las cosas en humildad y en sencillez y en falta de reconocimiento, tu no puedes ser ascendido a otras cosas más grandes, no debes ser ascendido.

Ven buen siervo y fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Esa es la dinámica que debe servir el siervo de Dios. Sirve al Señor en las cosas pequeñas y Dios te ascenderá a las cosas grandes. Pero no estés buscando gloria, no te pongas en frente de los demás, deja que te lleven a donde te tienen que llevar. Busca siempre la bendición de Dios en tu vida. Sirve en las cosas pequeñas y serás promovido a cosas mayores.

Un tercero. “... el que enseña, en la enseñanza” . Me impacta esto de que, y en el griego original todavía se siente más claramente esta idea de que servir a Dios con naturalidad. Mira, si recibiste un don de servicio, pues sirve; si una de enseñanza, enseña; si uno de profetizar, profetiza; si de estar en liderazgo, se un líder adecuado. Lo que Dios te dio, desempéñalo con naturalidad, desempéñalo con soltura, desempéñalo con espontaneidad.

Enseñar, qué importante es tener buenos maestros en las escuelas, en las iglesias. No es suficiente convertir a la gente, también hay que llevarlos a ser gente que conoce la palabra de Dios. Una iglesia debe no solamente evangelizar, sino también instruir al pueblo de Dios.

Es importante mis hermanos, que ustedes que así como es importante que haya maestros en la iglesia y en cada iglesia haya un ministerio de enseñanza, es importante también que haya gente que se someta a la enseñanza, gente deseosa de aprender. Es tan triste que hay muchas iglesias, por ejemplo en nuestra iglesia para gloria del Señor, tenemos 7, 8, 9, 10 clases que se ofrecen cada semestre. Ahora en septiembre comienza de nuevo las clases de discipulado, tenemos cantidad de diferentes clases para diferentes niveles de enseñanza. Ahora falta que venga gente a esas clases, esa es la otra parte. Si se ofrece la mesa, tienen que venir los comensales y participar de ella. Que no sea como la parábola del rey que hizo un banquete y abrió las puertas y lo preparó todo y no llegó nadie. Qué triste eso.

Hermanos, Dios quiere que ustedes no vivan sus vidas raquíticamente en la fe. Dios no quiere simplemente dominguera que vienen a la iglesia y que no conocen la palabra de Dios. Escúchame si tu eres un nuevo creyente, si eres nuevo en el Reino de Dios, Dios quiere que tu procedas a la madurez. Dios quiere que tu desarrolles deseo de estudiar la palabra del Señor. Tu no tienes que ser un genio. Las clases que nosotros damos están hechas para cualquier nivel y no requerimos grandes despliegues de intelecto, sino simplemente un deseo sano de aprender. Inclusive si tu no sabes leer o escribir, no te preocupes, hay lugar para ti, pero necesitas aprender y tienes que incomodarte. Las clases se dan de 11 a 12 todos los domingos, comenzarán de nuevo en septiembre. Tu puedes incomodarte una hora más de tu tiempo, darle al Señor y a tu vida y vas a ser bendecido por ello. La gente que toma esas clases es bendecida y se necesita tanto maestros como gente que sea enseñada también. Yo te animo en el nombre de Jesús, cuando tengas oportunidad estudia la palabra de Dios.

Cuando vengas las pruebas, cuando vengan las dificultades tu tienes la palabra del Señor en tu corazón, esa palabra te va a mantener como una brújula, como una plomada que te va a mantener centrado, pero necesitas estudiar, recibir la palabra del Señor, la enseñanza es importante.

Al nosotros servir hermanos, en la iglesia, al nosotros servir en nuestra familia, hombres, mujeres, si tu diriges en alguna fábrica, en alguna oficina o si trabajas, si sirves en cualquier manera hazlo en el espíritu de Jesucristo, hazlo con humildad, hazlo con mansedumbre, hazlo con gratitud, hazlo con un sentido de no merecer ese privilegio, hazlo con un sentido de servicio a los demás y no de servirte a ti mismo, y Dios bendecirá tu ministerio. Esta es la sencillez en el servicio.

La sencillez en el servicio. Dios nos ayude en cualquier ámbito de la vida a servirle y a servir a los demás en sencillez de corazón. Amén

Vamos a bajar nuestras cabezas, vamos a pedirle al Señor. Vamos a recibir esa palabra activamente. Pídele al Señor que El permita que en tu ministerio, en tu vida de servicio cualquiera que sea, en cualquier ámbito que tu sirvas, si es en la iglesia, si es en la familia, si es en la comunidad, si es en el contexto de un trabajo, que Dios te permita hacerlo con sencillez de espíritu, como un trabajador en equipo, como una persona armoniosa, no con una agenda privada, no con una búsqueda de gloria, no con rebeldía, no con una agenda personal sino en el espíritu de Jesús, sabiendo que Dios está mirando sobre ti, que sus ojos recorren toda la tierra buscando a los de corazón perfecto para con El, para mostrarse poderoso a favor de ellos.

Sirvamos al Señor, ¿cómo es mi vida, cómo me ve la gente a mí? Me ve como una fuente de bendición, una persona que sirve con amor, con humildad, o me ven a mí como una carga para sus vidas y cuando me ven venir me cogen miedo. ¿Cómo tu sirves en tu casa? ¿Cómo tu sirves en tu trabajo? ¿Cómo tu sirves a tu familia? ¿Cómo tu sirves en la iglesia? Si tu sirves con sencillez, Dios te va a bendecir, te va a prosperar, te va a llevar a otro nivel de vida. Dondequiera que tu vayas sirve al Señor con humildad de corazón y haz las cosas no para los hombres, como los que quieren agradar el ojo, sino como para con Dios .

Gracias, Señor. Gracias, Padre por tu palabra en esta mañana. Te adoramos, te bendecimos, Señor, te damos todo honor y toda gloria, Padre. Bendecimos Señor a ti, exclusivamente sea el honor y sea la gloria. No a nosotros la gloria, Señor sino a ti, Padre. Ayúdanos a ser gente sencilla y humilde de corazón.

Recibimos tu palabra Señor en el nombre de Jesús.
avatar
Marbe
Admin

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Ver perfil de usuario http://familiamichoacana.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SENCILLA A DIOS

Mensaje  Marbe el Lun Mayo 10, 2010 7:49 pm

omanos, Capítulo 12. Ustedes recordarán que estamos predicando una serie de sermones que yo he llamado sermones horizontales refiriéndose a esas prácticas de vida sencillas, cotidianas, no muy sensacionales pero que son parte de una vida bendecida y saludable. Es el segundo domingo y en realidad no hemos entrado todavía en la parte más práctica de todas. Nos hemos quedado en el preludio donde allí en el Capítulo 12, los primeros dos versículos Pablo nos llama, y es como el texto fundamental. Esos primeros dos versículos es la base de lo que el luego va a ir desarrollando en los próximos versículos.

Nos habla de presentar nuestras vidas al Señor como un sacrificio lo cual constituye la verdadera adoración. La adoración que le agrada al Señor verdaderamente es la vida entregada a El, la vida penetrada por sus principios, la vida en obediencia, la vida que refleja el señorío de Jesucristo, y Pablo nos llama a no ajustarnos a las costumbres de la sociedad y de la cultura en que vivimos sino vivir una vida de transformación por medio de la renovación perpetua de la mente y del entendimiento, de los pensamientos. De esa manera el dice ustedes van a poder experimentar la buena voluntad de Dios, las intenciones que Dios tiene para ustedes, las comprobarán y las experimentarán al ustedes rendir sus vidas y rehusar ajustarse a la forma en que el mundo vive la vida.

Pienso siempre en el Libro de Jeremías donde el Señor dice a los cautivos en Babilonia “porque yo se los pensamientos que tengo para vosotros, pensamientos de bien y no de mal para daros el fin que esperáis”. Esas son las intenciones del Señor, El dice yo sé cuáles son, no me digan ustedes cuáles son. Algunos de nosotros vivimos en culpabilidad, vivimos en expectativa de desastre, vivimos sintiendo como que Dios no nos quiere, vivimos tratando de siempre hacer algo para que Dios nos ame. Ya Dios te ama. El dice yo se los pensamientos que tengo para ti, son pensamientos de bien. No te preocupes yo te voy a llevar a donde tu quieres ir y aún más allá porque mis deseos son buenos para contigo.

Y Pablo dice, si ustedes quieren comprobar eso en sus vidas, den su vidas al Señor y entreguen al Señor. Nos hemos estado deteniendo en una manera u otra en estos versículos y dando vueltas como un avión queriendo aterrizar, pero eso es bueno porque la palabra del Señor es tan profunda que uno se puede detener en ella y siempre le saca algo diferente.

Versículo 3, dice: “Digo pues, por la gracia que me es dada a cada cual que está entre vosotros que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de si con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros pero no todos los miembros tienen la misma función así nosotros siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo y todos miembros los unos de los otros. De manera que teniendo diferentes dones según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalida;, el que reside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría”.

Vamos a dejarlo allí en el versículo 8. No se si voy a llegar hasta todo eso pero vamos a desmenuzarlo lo más posible. Yo creo que tocamos algo de esto el domingo pasado pero lo quiero hacer ahora en una forma sistemática. Dice Pablo: “Digo pues, por la gracia que me es dada”. Esa expresión de Pablo es reveladora, significativa porque tiene que ver con lo que el va a seguir desarrollando más adelante, cuando el dice: , por la gracia que me es dada a mi” la palabra esa gracia aquí es carisma o caritas, de donde viene la palabra caridad. Por la gracia, por el don, por el regalo, por la provisión que yo he recibido de parte de Dios, es decir Pablo reconoce inclusive que lo que el está diciendo y su ministerio, su función como Apóstol, como exhortador, al el exhortar a los Romanos lo está haciendo con la energía que Dios le ha provisto, con el regalo de espiritualidad que Dios le había provisto a el.

Pablo sabía siempre que lo que el tenía, no venia de él sino que era un regalo de Dios, una provisión de Dios. Es más el sentía inmerecedor del alto lugar que el ocupaba en el Reino de Dios y el hablaba de que el era el pecador mayor de todos. El era el más inmerecedor porque persiguió a la iglesia y a Pablo siempre le dolió recordar que un día el persiguió a la iglesia y aún así Cristo lo llamó y se sentía inmerecedor de lo que había recibido.

Ese concepto de gracia, de caritas es tan importante en la vida cristiana porque todo lo que tenemos, todo lo que somos lo hemos recibido del Señor y tenemos siempre que manejar los dones y las posiciones que ocupamos con ese sentido de deuda para con el Señor de que lo tenemos porque a Dios le ha placido que así sea. Y eso va a jugar un papel muy importante en todo lo que Pablo desarrolla en el resto de ese texto. De hecho yo llamaría a este sermón “Sirviendo con sencillez”. Servir al Señor con sencillez, con humildad. Todo eso está allí.

Cuando el dice por la gracia que a mi me es dada, yo les digo a ustedes, sirvan y relaciónense unos a otros de la misma manera, también con ese sentido de gratitud al Señor. A cada cual que está entre vosotros, es decir eres tu y yo, todos los que estamos aquí, el se está refiriendo a los cristianos, a la comunidad de fe, a la comunidad cristiana. “A cual que está entre vosotros que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener”.

Lo que se traduce como más alto concepto de sí es sofronein quiere decir con una mente que no piense de si mismo con una mente alta, demasiado optimista. Es tan importante hermanos esta idea de que nos veamos a nosotros mismos con sobriedad, sino que piense de si con cordura, sofronein quiere decir con modestia, con justeza, con exactitud, con sobriedad, en una manera justa, ni más ni menos. A Dios no le agrada la gente que tiene un concepto demasiado alto de si mismo pero tampoco demasiado bajo, no te vendas demasiado bajo. La falsa modestia tampoco es buena, ni los complejos de inferioridad son buenos. Pablo era un hombre que sabía lo que el tenia, era un hombre seguro de si mismo.

Yo creo que para servir al Señor uno tiene que tener un ego saludable. Cuántos dicen amen a eso. Algunos lo tenemos más saludable que otros. Si usted no tiene un ego saludable olvídese que la gente se va a encargar de estrujárselo y pisoteárselo en un momentito. Pero se necesita saber que uno tiene un don primeramente. Como puedo pararme aquí para ser pastor o para predicar si yo no pienso que tengo nada que decir. Sería una contradicción, sería una mentira, es decir que uno debe tener un ego saludable. Nunca permitas que los complejos de inferioridad gobiernen tu vida. Repréndelos y exorcízalos de tu vida en el nombre del Señor porque tu vales algo. Di: “Yo valgo algo” “Yo valgo mucho”.

Si Dios te creó tu vales algo. Alguien ha dicho que Dios no crea basura, las cosas que hace Dios las hace buenas y todos nosotros tenemos algo que nos valida, nos da valor como seres humanos y tenemos que pensar con cordura. Eso me tiró a una serie de pensamientos muy importantes. Una de las cosas que yo saco de esto es que tenemos que conocernos a nosotros mismos. Que importante es que nos conozcamos a nosotros mismos!

En el Areópago griego había una escritura en mármol que decía: “Conócete a ti mismo”. Alguien ha dicho que la vida no examinada no merece ser vivida. Es importante que nosotros nos conozcamos a nosotros mismos, que nos examinemos a nosotros mismos. Yo veo claramente que se necesita lucidez personal en la vida. La gente que no se conoce a si misma va a cometer muchos errores en la vida, y se va a estimar en una forma indebida. Qué difícil es hermanos, ver a una persona comportándose en una manera autodestructiva, destructiva para su familia, para si mismo, cometiendo tropiezos a diestra y siniestra y usted los oye hablando como si fueran unos gigantes espirituales y usted dice donde está la capacidad de esta persona para verse a si mismo.

Una persona que vive cometiendo actos de injusticia con los demás, oprimiendo, engañando y dice “yo soy una persona íntegra”, y uno dice “Dónde están los sesos de esta persona? y cómo esta persona no entiende, no tiene lucidez, y por más que usted le habla tiene un cable zafado en su mente que no le permite pensar con cordura.

Por eso yo, hermanos, les animo en el nombre de Jesús lean la Biblia. La Biblia es una gran fuente de sabiduría y de conocimiento propio. Al usted ver todos los errores que cometieron todos los grandes hombres y mujeres de Dios usted puede aprender. Hay principio allí de vida que nos ayudan a vernos objetivamente y usted poco a poco al leer la Biblia, la palabra de Dios va entrando en su mente y le va dando esa cordura de la cual habla el Apóstol Pablo, entonces usted puede medir a los seres humanos, la vida y a si mismo con justeza, con precisión, con exactitud. Lea la Biblia y hay textos en la Biblia que son excelentes. El Libro de Proverbios es un Libro maravilloso que tiene mucha sabiduría sencilla y práctica. El Libro de Eclesiastés es un libro maravilloso, el Libro de Job, bello también, los Salmos, muy importantes. La Biblia está llena de conocimientos acerca de uno mismo y hay buenos libros escritos por hombres y mujeres de Dios. En las librerías hay muchos de ellos sobre las emociones, sobre las relaciones humanas, consejería, lea libros de sicología. Todas esas cosas nos ayudan a nosotros a ejercitarnos en el arte de discernirnos a nosotros mismos, de medir nuestro pasado familiar, cómo nos afecta.

Muchos de nosotros que vivimos tocando una grabación que se inició en la niñez, padres que nos abusaron o no nos amaron, un novio que nos dejó, una novia que nos traicionó, un sueño que no se dio, un proyecto que fracasó y ya nos cerró la puerta a la visión y al deseo de superarnos y no entendemos cómo esas cosas nos están impactando y cómo afectan nuestro presente, pero al nosotros pedir al Señor sabiduría, entendimiento y ejercitarnos en el arte de conocernos a nosotros mismos y de leer buenas lecturas que de paso renuevan nuestra mente, empatando eso con el versículo anterior, y llevan a la transformación personal, entonces nosotros vamos adquiriendo sabiduría para la vida.

Tenemos que conocernos a nosotros mismos, nuestras fallas, nuestras virtudes, no tengamos miedo de mirar nuestro pasado familiar con precisión. Es algo importante también.

Nuestros padres no fueron perfectos y ellos hicieron lo mejor que pudieron. A veces cometieron terribles errores con nosotros en nuestra formación y tenemos que entender estas cosas y a la vez mirar a nuestros padres para poder superarlos y ser mejor que ellos en nuestro comportamiento. Muchos de nosotros no nos permitimos ver a nuestros padres con exactitud en lo bueno y en lo malo, porque tenemos miedo de ser irrespetuosos e irreverentes. Pero eso no es necesario, usted puede ver a su seres queridos en una manera correcta, lo más y lo menos, lo bueno y lo malo, y aún así seguir amándolos, venerándolos, respetándolos, pero eso le va a ayudar a usted a entender como eso afecta su matrimonio. Como su papá trataba a su mamá es quizás la manera como usted trata a su esposa y la manera en que usted ve a su esposa es quizás la manera en que usted vio a su papá ver a su esposa y su papá lo hizo porque veía a su abuelo o a su padre que es tu abuelo, hacer lo mismo. Entonces esas cosas están allí no examinadas y entonces hacemos ciertas cosas y tenemos un cierto comportamiento y no entendemos por qué lo hacemos, porque creemos que así es la vida. No, es simplemente tu estás siguiendo el modelo más inmediato y más influyente que tu recibiste. Pero al tu detenerte y observarlo y analizarlo, tu puedes decir: Espérate eso está bien pero eso no, así que yo voy a imitar esto pero voy a desechar esto y voy a ir un paso más allá.

Eso es importante que nosotros examinemos el mundo con cordura y que nos examinemos a nosotros mismos, nos conozcamos a nosotros mismos. El conocernos a nosotros mismos es un proyecto de toda una vida. Siempre saldrán esqueletos del closet y seres que usted ni siquiera sabia que usted tenía adentro. Y eso es parte del descubrimiento, y un hombre o una mujer que se conoce a si mismo puede conquistar una nación. Un hombre o una mujer que se conoce a si mismo es una persona superdotada, es muy poderosa. Hay que verse con exactitud, hay que verse con modestia. Hay mucha gente que se ven más altos, no se conocen y creen que tienen más de lo que tienen y es muy importante que nosotros siempre estemos echando agua a la sopa para diluir un poco la cosa. Porque si tu crees que tienes más de lo que tienes, eso te va a llevar a distorsionar la forma en que tu actúas. Es importante que tu veas el mundo con modestia y te veas a ti mismo con modestia.

Una de mis experiencias más dolorosas de la vida pero que me ayudó mucho al yo verme ahí mismo con cierto grado de cordura y todavía tengo mucho que aprender. Hace años cuando yo era estudiante, y esa es la experiencia de casi todo estudiante que va a una universidad como Harvard o Princetown es una experiencia muy dolorosa porque los estudiantes llegan a esas grandes universidades creyéndose que son súper titanes. Uno viene de una escuela donde uno brillaba y resaltaba y todo el mundo lo veía a uno como la gran sensación de los últimos años pero usted llega a esta universidad y usted sabe que todos son súper estrellas y muchos mejores que usted y muchos son atletas y músicos y cerebros de renombre y ya a los 20 años o 18 años ya han llegado a donde muchas personas de 50 años querrían llegar. Y usted se mueve en ese ambiente, usted se siente como un renacuajo. Yo pensaba que yo era la última coca cola en el desierto y ahora descubro que soy uno más. Y le desinfla a uno el ego y muchos estudiantes se deprimen porque el contraste es tan grande. Pero es una gran lección porque usted aprende una cosa que no importante cuan alto usted va siempre hay uno más alto que usted. Y eso hermanos es muy importante que lo entendamos para que podamos vivir la vida con cordura no creyéndonos que somos más de la cuenta. Siempre que usted conozca sus defectos y sus virtudes y que usted se vea a si mismo con esa ecuanimidad, ese balance.

Ahí en el Libro de Eclesiastés, el Señor me guió a un texto bien importante en el Capítulo 5, versículo 8 de Eclesiastés, dice: “si opresión de pobres y perversión de derecho y de justicia vieres en la provincia, no te maravilles de ello, porque sobre el alto vigila otro más alto y uno más alto está sobre ellos, además el provecho de la tierra es para todos, el rey mismo está sujeto a los campos.”

Por eso es que les digo que la Biblia tiene mucha sabiduría. Es tan importante, el Presidente Bush, uno de los hombres más poderosos de la tierra, tiene que saber que hay uno que está más alto aún que Bush y el día que, Dios no lo permita, el bajando de su avión se tropieza y alguien tiene que cogerle y agarrarle del codo para estabilizarlo, el tiene que saber ahí que hay uno más alto que el. Y cada vez que el va al baño tiene que saber que hay uno más alto que el también. Tenemos que entender eso en la vida, y eso es cierto en la iglesia y en todas partes. Tenemos que conducirnos con esa humildad, conociéndonos a nosotros mismo, en lo que tenemos y en lo que no tenemos, en lo alto y en lo bajo. Porque eso nos ayuda a vivir la vida con sobriedad y con sencillez de corazón y no es que seamos humildes, es simplemente que somos precisos y somos honestos. No es ni siquiera humildad, es simplemente que si usted va a ver la vida con cordura usted sabe que usted no es la gran cosa, después de todo y que usted es un ser falible como cualquier otro.

Dice otra palabra que tiempo y oportunidad le suceden a todos. Todo el mundo tiene su tiempo alto y su tiempo bajo y eso es parte de la vida sobre la tierra. Eclesiastés es un libro maravilloso en ese sentido, así que recuerda eso, conócete a ti mismo con honestidad, con cordura, es algo bien importante.

Hay otra cosa que se desprende de esto también y es importante que nos aceptemos tal y como somos. Qué importante es! Acéptate tal y como eres. Si Dios te hizo bajito de estatura, gózate en eso. Cómprate unos tacos si quieres pero mejor que simplemente te muevas en tu estatura. Si Dios te hizo más delgado y no te dio fibras tipo Arnold Schwarzenegger pues está bien, dale gracias al Señor y aprende a tocar el piano. Quizás no vas a llegar a ser futbolista pero hay otras cosas que puedes hacer. Hay seres humanos que viven la vida, hermanos, amargados porque no recibieron tal cosa del Creador y están envidiando a otros que tienen eso, y entonces no pueden disfrutar de lo que Dios les ha dado a ellos.

Hermanos, ustedes saben cuántas cualidades configuran un ser humano? Miles de ellas, color de los ojos, tamaño de los ojos, forma de los ojos, largo de las pestañas, solamente en los ojos hay como 50 diferentes categorías y si usted multiplica eso por la nariz y por la boca y los cachetes y todos, cuántas miles de rasgos tiene un ser humano y algunos tienen algunas cosas más buenas y otros, otras, y los que no tienen físico tienen cerebro, los que no tienen cerebro, tienen talento artístico, los que no tienen talento artístico tienen talento deportivo, y hay tantas maneras en que tu puedes encontrar algo bueno que tu tienes ahí adentro. Acéptate a ti mismo. Pero lo que pasa es, hermanos, que nosotros muchas veces nos enfocamos en una cosa, yo quiero eso, y nos convertimos como niños malcriados que queremos eso y entonces perdemos la oportunidad de ver otras bellezas que Dios ha puesto en nosotros y a veces no las desarrollamos porque estamos fijos en aquello. En vez de uno aceptarse a si mismo, esa es la idea de pensar de si con cordura y en el contexto del cuerpo de todos los demás talentos que hay en una comunidad. Si Dios no te dio a ti grandes dones hay otras cosas que tu puedes desempeñar en una comunidad.

El Apóstol Pablo dice en Primera de Corintios, Capítulo 12 que los órganos y los miembros más insignificantes se visten como con más dignidad muchas veces. Hay pedacitos de tu cuerpo que son invisibles, nadie los ve, son pequeñísimos y sin embargo si te faltaran o si funcionan mal te amargan la vida. En el oído hay un huesito tan pequeño y tan recóndito que usted ni siquiera sabe que lo tiene, y sin embargo esa cosita si se desbalancea da lugar a vértigos, a mareos, a desmayos, a golpes y accidentes y cantidad de cosas porque ese huesito juega un balance como de un punto de referencia, un eje de referencia para el organismo. Tan chiquito, tan recóndito que ni se ve, ni se siente, y si funciona bien usted ni siquiera sabe que está allí. Sabe cuándo usted sabe que está allí? Cuando funciona mal. Pero si funciona bien pasa desapercibido y así hay tantas cosas en el ser humano que a veces muchas de ellas no son muy digna, los intestinos, yo no creo que no hay nada bonito, no he oído un poema al intestino y sin embargo que función tan importante juegan. Hay venenos en el organismo que son necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo, hay sustancias venenosas que en pequeñísimas cantidades que son necesarias, aún eso tiene una función. En el cuerpo, en la sociedad, en el mundo cada uno de nosotros juega un papel importante en la ecología humana. Si tu faltas en el mundo, el mundo va a estar cojo. El mundo va a estar falto en algo si tu faltas. Dios te puso aquí, no es un accidente, no es un exceso. Dios sabía que tu jugabas un papel importante.

Una de mis películas favoritas es “It’s a wonderful life” con Jimmy Stewart hecha en los años ’50 creo que fue, en blanco y negro, pero una de las grandes películas de la historia americana. Jimmy Stweard es un hombre que decide sacrificar sus sueños de grandeza por atender a su familia y ser fiel a su pueblito en el medio de América donde vive y Jimmy Stewart ve a otros de sus amigos tener grandes éxitos, llegar a logros y riquezas y llega un momento en que todo parece que le va mal a el y llega el momento en que quiere suicidarse, y precisamente antes de suicidarse el tiene un encuentro. Por medio de ese encuentro Jimmy Stewart descubre, porque se le permite ver su vida, que sería el mundo si el no estuviera, que sería su pueblo si el no hubiera vivido. Y de momento Jimmy Stewart, el personaje descubre que su vida es absolutamente esencial porque sin el ese pueblo se hubiera desmejorado y destruido y entonces ahora el entiende.

Muchos de nosotros no podemos entender porque no tenemos el privilegio que tiene ese personaje de ver lo que sería el mundo sin nosotros. Pero sería interesante eso. Dios nos ha dado hijos, yo le decía eso a una madre esta semana. Tu has jugado un papel tan importante, tus hijos son gente hermosa, Dios los está bendiciendo, se están convirtiendo en seres humanos interesantes, respetables, educados, se refleja la gracia de Dios en ellos. Tu eres una bendición para muchas personas que te miran y que ven en ti un ejemplo, y ven en ti una persona que adorna esta iglesia con su presencia, y bendice y es un elemento de estabilidad en esta congregación pero nunca se ha parado al púlpito a dar un testimonio, ni predicar, ni hacer evangelismo, ni orar ni siquiera en público. Sin embargo yo se que esa sustancia le añade a esta comunidad con su presencia. Así hay muchos entre ustedes aquí, que son necesarios y que juegan un papel importante. Nunca han hablado, quizás, una sola palabra pero su presencia bendice esta comunidad. Y ustedes han sido de bendición de alguna manera.

Dentro de poco voy a celebrar aquí un servicio memorial. El único servicio memorial que se habrá celebrado aquí, yo creo, de un hombre dominicano que es una persona que tenía problemas cerebrales, una persona más bien atrasada mentalmente, pongámoslo de esa manera, y sin embargo cuando el murió en su pueblito de República Dominicana todo el pueblo se tiró a la calle y me dicen ni ciudadanos prominentes, ni políticos prominentes recibieron el funeral que ese hombre, sencillo y humilde y atrasado mentalmente recibió. Yo le preguntaba a otra persona que lo conoce por que? Qué fue lo que el hizo? Dice, bueno no estoy seguro pero era una persona que siempre tenía un trato humilde con la gente, que nunca se propasó con nadie, era dulce, era amable y yo creo que el genio de este hombre fue dejarse amar y ser un ser que no pedía mucho y no demandaba mucho y que entonces la gente podía conectarse con el sin mucha amenaza, ni mucha pretensión. Eso despertó en la gente esa capacidad para amar que necesita una comunidad. Amar a alguien en una forma sencilla.

Eso es una virtud, eso es un don. Cuando nosotros, los seres humanos, nos hacemos más sofisticados mentalmente y más complejos salen las puitas en nosotros y entonces la gente para abrazarnos tiene que hacerlo con un poco de cuidado. Aquello que quizás no tienen tanta sofisticación mental, tienen la capacidad para evocar en otros un afecto sencillo, sin defensas y eso nosotros lo agradecemos instintivamente. Yo creo que ese hombre no escribió un tratado filosófico importante ni hizo gran cosa, excepto bendecir una comunidad con su capacidad para evocar amor de parte de otros, y no ser muy demandante. Miren, como decía el Señor Jesucristo: mirad los lirios del campo que ni hilan ni trabajan y sin embargo Salomón no se vistió como uno solo de ellos. Miren los pájaros del campo no tienen gran cosa pero sencillamente Dios les provee su comida, y los bendice. Que bello es un pajarito!

Estaba yo sentado en mi casa y vino un cardenal y se posó como a 10 pies de mi y yo me quedé deslumbrado y bendije al Señor por eso solamente en el resto del día. Lo bello que es un cardenal, ese color rojo con una chispa que sale de momento y alumbra el aire. Eso deleitó mis ojos, ese cardenal no hará mucho más, no va a predicar un sermón, no va a iluminar el mundo con un concepto filosófico, pero tiene un lugar y bendijo ahí por un momento y cuántos otros bendecirá.

Es decir, hermano, tu tienes un valor. Dios te ha hecho. Si Dios cuida de las aves, no va a cuidar de ti que sois la cúspide de la creación. Que maravilloso es un ser humano, con simplemente caminar sobre la tierra, dice gloria a Dios porque no hay cosa más excelsa, más bella que un hombre o una mujer caminando sobre la tierra, porque eso es de una coordinación de tantas cosas a la vez y algo tan complejo que dice Dios existe. Y eso solamente justifica su existencia, así que tu tienes algo que dar, tu vales, tu eres importante, no dejes que nadie te quite ese sentido de valor, tu valor no te lo da un esposo, tu valor no te lo da un novio, una novia, tu valor no te lo da ni siquiera una comunidad, tu valor te lo da Dios que te creó. En eso reside tu valor. Hay jovencitas que viven buscando su valor en un varón que las cubra y las ame, y van de varón en varón esperando uno que las arrope como Boaz arropó a Ruth y que le de validez. Ningún hombre te va a dar valor a ti, ni los hijos siquiera. Es Dios en ti y tu en Dios. Es esa identidad que Dios te dio a ti, eso es lo que te hace valiosa o valioso. Ese verte a ti mismo en lo que tu eres precisamente.

Hay mucha gente, hermanos, que se hace daño en la vida porque no tienen esa aceptación de si mismo. Viven buscando la aceptación en algo que hagan. Por ejemplo piensan si yo adquiero una posición de prominencia en la iglesia o en la sociedad, eso va a matar esta inseguridad carcomiente que yo tengo dentro de mi, y entonces van buscando compulsivamente una posición y matan y deshacen y traicionan y maquinan y siempre viven con una agenda privada por dentro tratando de conseguir eso. Porque creen que con eso van a matar la inseguridad que les está comiendo. Olvídate, cuando la consigas, esta inseguridad volverá a alzarse. Es como esos hongos que están en las alfombras que usted las limpia pero después están abajo y salen otra vez a la superficie a los tres días, porque están en la estructura misma de la cosa. Usted la puede cubrir por encima con cosmético, usted le puede echar mucho desodorante a la carne pero si usted no se baña bien, bien, el olor va a salir tarde o temprano.

Lo importante es que nosotros sanemos nuestro concepto de nosotros mismos y que nos veamos aceptos en Dios. Por eso es que fallan tantos matrimonios porque dos personas inseguras se encuentran y creen que el uno va a satisfacer el hambre de validación del otro. O uno inseguro se encuentra con una persona bastante segura y el inseguro quiere que esa segura lo cubre y le sane su herida y le diga: “Tu vales” y que mire a través de sus ojos y que le traiga las pantuflas al final del día cuando regresa del trabajo, y que le haga su comida favorita todos los días, y quiere convertir a esa persona en su adoradora porque es una inseguridad que lo está matando, porque no se acepta a si mismo.

Para que una pareja sea feliz se necesitan dos personas saludables. Se habla del concepto de mi media naranja, lo que se necesita es dos naranjas que hagan jugo juntas, completas. Porque dos medias naranjas, si usted trata de unirlas, no hay dos naranjas que estén hechas iguales, si usted trata de unirlas se va a ver la juntura. Yo creo que al matrimonio tienen que venir dos naranjas saludables, enteras que se bendigan en su salud una en el otro. Dos naranjas, un hombre y una mujer seguros en Dios, sólidos en Dios, con un ego sanado, saludable de “Yo soy como soy, así Dios me ama así. Soy contrahecho, quizás un poco feíto, más chiquito de lo que quisiera o más flaco pero Dios me ama”, y entonces con su salud bendice a su mujer y su mujer lo bendice a el.

Tenemos que pedirle al Señor, Señor sáname emocionalmente. Que yo me pueda aceptar como yo soy, con mis virtudes y mis defectos, con mi pasado, con mis errores, con mis desperfectos, con las cosas que me hicieron, con mis heridas y decir eso es lo que hace una vida. Nadie en este lugar puede decirme a mi que no ha tenido heridas en su vida, que no ha recibido maltrato, que no ha cometido graves errores, que no tiene defectos físicos o emocionales o espirituales. Todos estamos en la misma situación y la única diferencia está en que algunos encuentran balance en eso y otros viven distorsionados y desbalanceados, porque no han encontrado esa capacidad de aceptarse como Dios los acepta. Por eso entonces, muchas veces nuestras relaciones humanas siempre están siendo heridas y distorsionadas porque un ser desbalanceado y enfermizo daña todo lo que toca y esa inseguridad nos lleva entonces a, en cualquier pequeña ofensa o error de nuestros amigos, enseguida vemos algo de magnitud imperdonables, y somos hipersensibles. Siempre estamos esperando que nos van a meter el cuchillo por la espalda porque esa es nuestra visión de la gente, y eso hace que se cumpla la profecía porque tarde o temprano nos hacen lo que esperamos que nos hagan. Mientras que cuando la persona se acerca a las relaciones con soltura, con salud, con expectativa de bendición, con naturalidad, la gente descubre que hay muchas cosas buenas en los demás.

Por qué hay tanta gente que fracasa en las relaciones humanas? Porque esperan fracasar. O porque hay alguna inseguridad en ellos que los lleva a hacer daño y a hacerse daño. Mientras que hay otros que con naturalidad se acercan a la vida y tratan a los demás y salen ilesos de las peores situaciones porque son saludables dentro de ellos, y cogen la vida y lo tumban y se levantan porque están hechos de goma. Son como esos niñitos fuertes que se meten a jugar y se dan un codazo, se arañan el codo pero vuelven otra vez, y se meten otra vez a brincar tarea porque son saludables.

Acéptate a ti mismo, busca tu salud en Dios. Busca tu validez en Dios, busca tu valor en el Señor. Acéptate a ti mismo, piensa de ti mismo con cordura, es importante que nos aceptemos tal y como somos.

Hay mucho más que pudiéramos hablar pero no quiero que se pierdan esos dos conceptos tan importantes, y seguiremos si Dios nos permite, el próximo domingo y probablemente vamos a tener que volver a este pasaje. Cuántos saben que la palabra del Señor es buena y hay que masticarla y hay que saborearla, y hay que ir hondo en ella porque tiene valor práctico para la vida, tiene muchas enseñanzas importantes para nosotros.

Hermano, baja tu cabeza por favor, y se me había olvidado algo tan importante como es la santa cena. Vamos a dedicar un momento para recordar el sacrificio de Jesucristo esta mañana. Baja tu cabeza, piensa en lo que has recibido en esta mañana y pídele al Señor, como yo le pido cada día, que nos de cordura, nos de sabiduría en la forma en que nos vemos a nosotros mismos, y que nos ayude a aceptarnos tal y como somos, no para quedarnos allí sino para ir hacia donde Dios nos quiere llevar. Pero sabes que Dios te ha aceptado, ya Dios te ha recibido, ya Dios está contento contigo. Si tu estás en Cristo ya toda enemistad entre tu y Dios ya pasó, toda controversia ya cesó.

Tu padre te ha dicho, ven ahora así como estás yo te acepto, te amo, te recibo, te valido y ahora tu y yo vamos a trabajar juntos para continuar en ese proyecto que eres tu. Ese proyecto maravilloso hasta que yo te forme como mi hijo, conforme a la imagen de mi hijo Jesucristo. Pídele al Señor que te sane para mi mismo y para mi mismo y para mis hermanos y mis hermanas. Señor revelamos ante ti, aunque tu ya lo conoces, confesamos nuestras faltas. Yo confieso mis faltas, mis pecados, mis defectos, mis debilidades, mis desperfectos, Señor, los pongo delante de ti. Perdónanos por vivir con esa agenda secreta tratando de servirnos de otros y que otros nos sirvan, que otros nos sanen, que otros nos ministren, cuando eres tu el único que puede llenar ese vacío que hay en nosotros Señor. Ayúdanos a enfocarte a ti, Padre en esta mañana. Si alguien ha venido con complejos, con heridas del pasado permite que hoy las pongamos a tus pies, que no vivamos enfocando lo que la vida nos hizo, lo que otros nos hicieron, Señor, podamos encontrar libertad en Cristo Jesús, en esa nueva criatura que tu has declarado sobre nosotros. Sánanos Señor, sana nuestros matrimonios, sana nuestro liderazgo en la iglesia, sana nuestras relaciones sociales. Te adoramos, Señor, te bendecimos. Nuestro Dios sanador, el que sana todas tus dolencias, el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y de misericordia, el que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila. Ese Dios te dice Yo te amo, Yo te acepto, Yo te quiero llevar a otro nivel. No eres perfecto pero precisamente por eso te amo y por eso estoy trabajando en ti. Pon a un lado tus armas, pon a un lado tu agenda, deja que Yo te lleve e mi tiempo y en mi forma donde Yo te he de llevar. No quieras tu hacer tu negocio, tu vida, tu prosperidad, tu felicidad. Yo la quiero hacer, si Yo la hago será duradera y será mucho mejor de la que tu puedes elaborar. Gracias Señor tu nos aceptas.

Quiero aprovechar si hay alguien esta mañana que quiera dar su vida a Jesucristo a la luz de la palabra que ha sido predicada, quiere entregar su vida a Jesús, si no lo ha hecho antes, me gustaría orar por ti. Dios te bendiga, hermano. Alguien más que quiera entregar su vida a Jesús que quiera decirle al Señor: Señor yo quiere encontrar ese sentido de validación en ti, de pertenencia en ti. Pasen al altar.

Todo comienza cuando tu aprendes a ver a Dios como ese ser benévolo que se acuerda de que tu eres polvo, dice, como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen porque el conoce nuestra condición. El conoce nuestra condición, es decir, Dios nos ve con cordura, Dios nos ve exactamente como somos, El conoce nuestra condición y se acuerda de que somos polvo y por eso nos ama. El no usa eso para despreciarnos sino todo lo contrario, lo usa para amarnos. Si hay alguien más que quiera encontrar su significado en Jesucristo pase aquí, si no lo ha hecho antes. Vamos a orar por usted, vamos a bendecir tu vida. Gracias Padres, te adoramos. Yo bendigo a estos hombres y a esta mujer que han pasado aquí al frente.

Digan conmigo: Señor Jesucristo te recibo como mi Señor y salvador. Te entrego mi vida, gracias por salvarme y por morir en la cruz por mis pecados. Confieso mis pecados y te pido que me perdones y que me limpies y que me hagas tu hijo. Renuncio a las obras del mal y abraso el Reino de Dios. Gracias en el nombre de Jesús. Amen. Gracias Señor, te adoramos, te bendecimos
avatar
Marbe
Admin

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Ver perfil de usuario http://familiamichoacana.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SENCILLA A DIOS

Mensaje  Marbe el Lun Mayo 10, 2010 7:36 pm

Romanos 12, comenzando por el versículo 1: ".... Así que hermanos os ruego por la misericordia de Dios que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. Y no os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Digo pues por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros siendo muchos somos un cuerpo en Cristo y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones de acuerdo a la gracia que nos es dada; si es de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir o el que enseña en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

Que el amor sea sin fingimiento: aborreced lo malo, seguid lo bueno. Amaos los unos a los otros con amor fraternal. En cuanto a honra previniéndoos los unos a los otros.” Bendiga el Señor su santa palabra. Amen.

Bien hermanos, en estos próximos días yo quisiera pasar un tiempo hablando de lo que yo llamo predicando sermones horizontales. Por qué horizontales? Porque muchas veces en la iglesia nosotros predicamos lo que yo llamo sermones verticales que tienen que ver cosas espirituales, obviamente espirituales, por ejemplo cuando hablamos de los dones del espíritu santo. Hablamos de señales y prodigios y milagros. Hablamos acerca de guerra espiritual y hablamos acerca del mundo de los demonios. Hablamos acerca de la necesidad de la oración y el ayuno. Estas cosas son obviamente espirituales. Pero yo creo que lo que le falta muchas veces a los cristianos y a muchas iglesias cristianas que reconocen la importancia de los dones y del espíritu es esa dimensión ética, esa dimensión moral de la vida, esa dimensión cotidiana. Me refiero a esa dimensión de la vida cristiana que tiene que ver con nuestras relaciones unos con los otros, con nuestro carácter, con nuestro comportamiento a diario, con esas cositas pequeñas de la vida que son las que hacen la diferencia.

Muchas veces los cristianos nos enamoramos tanto de los dones y de las cosas del espíritu que nos olvidamos que hay cosas sencillas de la vida. En realidad yo creo que los grandes problemas que nosotros tenemos en la vida es por esas cosas pequeñas que no le hemos entregado al Señor, esas zorras pequeñas que echan a perder las viñas. Y yo creo que los pastores debemos aprender también a darle a la gente sermones así, que son un poquito aburriditos a veces, pero que no se prestan mucho al Gloria a Dios, Aleluya, y a danzar en los asientos, pero que son comida sólida para la vida diaria.

Hermanos, dirijamos nuestra mirada cada vez más y más a esas áreas de la vida. Yo creo que el éxito en la vida depende de ciertas virtudes como lo son por ejemplo, la honestidad, el trabajo, el ser diligentes, el ser disciplinados, el ser persistentes en la vida, el no vivir solamente por las emociones sino por los principios. Estas son las cosas que verdaderamente aseguran una vida exitosa.

Nosotros los cristianos, hermanos debemos asegurarnos de que estas cosas formen parte de nuestra vida espiritual. Déjenme darles un ejemplo de esto. Gregory me informaba que creo que hoy mismo fue a visitar una familia de la iglesia y la familia de nuestros hermanos Brenda y Winston Quant, son de Nicaragua ellos, nicaragüenses muy fieles, muchos años en la iglesia. Yo estoy seguro que el 90% de la iglesia no conoce a Brenda y a Winston, y a Winston definitivamente no lo conocen porque es un hombre muy callado, muy tranquilo. Gregory celebraba el hecho de que ellos acaban de obtener una casa que Dios les ha dado, una casa preciosa. Gregory estaba ahí. Yo hasta vi un poquito de envidia en sus ojos.... De la manera que me la describía, decía “Guau, se la cambio”. Una casa nueva, flamante, grandísima y muy bendecida.

Y cuando Gregory me hablaba acerca de Winston que esta mañana dice que con lágrimas en los ojos le daba gracias al Señor. Inmediatamente, Mario está asintiendo porque el sabe a qué me refiero. Hay una foto de Winston sentado aquí en este edificio hace ya como 10 años, 8 ó 9 años por lo menos, en medio del frío y Winston estaba aquí ayudando a Mario en el trabajo de la construcción. Winston, hermanos yo veo esa foto y yo que fui partícipe de todo ese proceso de lucha de este edificio, yo bendije a ese hombre. Winston no hizo mucho alarde de nada, Winston simplemente venía fielmente y daba de su tiempo a construir este edificio y cuando otras personas quizás se cansaron un poco, y uno entiende, esto no es una crítica implícita ni nada por el estilo. Winston se sacrificó por el Señor y nadie sabe ni siquiera esto. Hoy yo lo estoy diciendo aquí. Pero en mi mente yo pensé siempre, Winston es un hombre tranquilo, callado, no hace mucho ruido pero sirvió al Señor en esa forma persistente, sobria, disciplinada. Entienden a lo que me refiero? Pero fíjense como años después la bendición del Señor viene a la vida de el.

Su hija ahora mismo está estudiando un programa especial, una hija preciosa que se llama Suyen, una hija lindísima de una carácter especial, con una beca que pronto va a estar viajando a Guatemala con un grupo de jóvenes líderes escogidos en toda la nación para sus estudios también. Como ven ustedes hermanos, esta es una familia que yo siempre he visto a través de los años; no muy llamativa, no saltan mucho, no hablan mucho en lenguas, no se tiran al piso y gloria a Dios por los que hacen todas esas cosas, entiéndanme. No estoy criticando a nadie, al contrario yo deseo que todas esas cosas se den en mi iglesia. Gloria a Dios por ellas, Amen.

Hay otros hermanos que a veces saltan y danzan y todo y Gloria a Dios por ello. Es que, como dice Jesucristo, no es que haga una cosa o la otra sino una cosa y la otra. Lo que Dios quiere hermanos es que unamos las dos cualidades en la vida. Unamos la pasión por Dios, el fuego del espíritu santo, la llenura del espíritu santo pero también una vida sobria, trabajadora, disciplinada, excelente y que unamos esas dos cualidades en una.

Eso es lo que va a permitir que nuestras vidas sean de bendición. Escúcheme comunidad latina y también ahora norteamericanos a quienes les hablo aquí. Es importante que ustedes, jóvenes, parejas jóvenes que están, veo aquí a mi hermano Wilson, por ejemplo y su esposa, y veo otras parejas jóvenes, Samuel y Myriam y Omar y Airimar, y tantas otras parejas jóvenes. Hugo y su esposa también, Sofía y otros.

Hermanos, dediquemos nuestras vidas a vivir a valores sólidos porque eso es lo que va a edificar nuestra casa y no. El uno a apegarse a una visión contra viento y marea, contra el desanimo y los altibajos de la vida, uno seguir ahí firme, ponchándo su tarjeta puntualmente todos los días en el trabajo, yendo al baño solo el tiempo que es necesario y dedicando todo el resto al trabajo, ganándose su pan honestamente, que la gente diga: “Mira, si se me va ese empleado se me cae abajo la factoría” porque usted se dedique a hacer una vida íntegra, sencilla, de corazón.

Jóvenes, saquéense las mariposas de la cabeza y las cucarachas también. Eso es lo que es importante, hermano. Es esa cualidad. A lo que tu te dediques, a lo que tu le des importancia eso es lo que va a determinar el éxito en tu vida. Si tus valores son simplemente saber el último episodio de la última novela, vas a tener la cabeza llena de alas de cucarachas. Pero si tu te dedicas a crear valores sólidos en tu carácter, mujer, hombre de Dios, y a ser firme en tu proceder y caminar rectamente en la vida, eso es lo que te va a llevar al éxito.

Ahora, qué tiene todo eso que ver con este pasaje. Me doy cuenta de que lo único que voy a poder hacer es dar la introducción, pero está bien la introducción ya está bien y hay mucho que tu puedes masticar. Este pasaje es un pasaje evidentemente que está compuesto de consejos sencillos. Los Capítulos 12 y 13 de Romanos y hasta el final son capítulos que son muy prácticos. Del Capítulo 1 al 11 en Romanos el Apóstol Pablo se dedica a discutir asuntos muy altos, teológicos, y la Epístola a los Romanos es una de las epístolas más poderosas de la teología cristiana. En Romanos el Apóstol Pablo estableció los fundamentos de la teología cristiana, pero de ahí, del Capítulo 12 en adelante el Apóstol Pablo dirigido por el espíritu santo se dedicó a dar consejos sencillos acerca de la vida cristiana.

Todo lo que el hace en el resto de ese capítulo es darnos consejos prácticos. Por ejemplo vamos al versículo 9, dice: “el amor sea sin fingimiento, aborreced lo malo, seguid lo bueno” “amaos los unos a los otros con amor fraternal”, versículo 10, “en cuanto a honra prefiriendoos los unos a los otros.” Miren el versículo 15 “gozad con los que se gozan, llorad con los que lloran”.

Hermanos, son consejos bien sencillos. No hay nada exaltado, nada muy exótico allí acerca de estos consejos. Estas son las cualidades hermanos, como digo, como introducción yo quiero en esta mañana en el nombre del Señor, llamarlos a todos a mirar esos aspectos sencillos de la vida cristiana. Si nos dedicamos a perseguir esos valores pequeños en la vida pero muy importantes, con el paso de los años veremos como en el caso de la familia Quant, la bendición de Dios reposar.

Por alguna razón veo parejas jóvenes y les digo a ellos. Si ustedes se plantean esa meta ahora en sus vidas de vivir una vida así, que honre al Señor en las cosas sencillas, en las cosas pequeñas, Dios les va a bendecir a largo plazo. Cuando ustedes lleguen a 20 años de casados, 30 años de casado y ustedes puedan mirar hacia atrás y ver cómo ha ido el crecimiento.

La palabra de Dios dice: “... porque la senda del justo es como la luz de la aurora que va en aumento hasta que el día es perfecto.” La jornada del hombre o la mujer de Dios, de la pareja de Dios, es así, ahí firme y la gente que mira a través de los años, se echa para atrás y puede ver el diseño, puede ver el ascenso. Quizás nosotros viviéndolo día a día no lo vemos, pero otros lo pueden ver y cuando nos paramos hacia atrás y vemos nuestra vida, vemos que sí que nuestra vida ha ido ascendiendo. Eso se tiene que hacer día a día, simplemente poniendo un pie delante del otro, firme, valorando la palabra de Dios.

Yo quiero hacer algo ahora mismo. Yo quiero que se levante esta juventud, yo quiero que esa parejita que está ahí se ponga de pie. Y todas las demás parejas jóvenes de 15 años en adelante. De 15 a 22, 23, levántense. No quiero ser muy preciso, por acá también. Rocío y esta pareja levántense. Pónganse de pie. Ustedes dos también. Cualquier otro joven que esté aquí también. Pónganse de pie. Si usted siente que esto es para usted también ahora pónganse de pie, también los demás. Está bien, si se quiere poner de pie, Gloria y Rafael, pónganse de pie. Comprometa su vida al Señor.

Vean lo que dice aquí, dice: “... no os conforméis a este siglo sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento”. Hay mucha juventud, mucha gente que está comenzando en la vida que se están conformando a este siglo. El Señor está diciendo, no le pongan tanto énfasis a las cosas de este mundo, a las modas y a los valores del mundo y a las ambiciones del mundo. No. En vez de eso transfórmense por dentro, cambien su mentalidad, renuévense para que ustedes puedan vivir vidas exitosas. Dice: “... para que podáis comprobar la buena voluntad de Dios”. Tiene que haber un cambio de mentalidad antes de que podamos comprobar la voluntad de Dios para nuestra vida, porque Dios quiere bendecir a cada uno de nosotros pero primero tiene que haber un cambio interior. “Señor voy a poner mi amor en ti, voy a poner mi pasión en ti, voy a quitar los ojos del mundo y me voy a dedicar a honrarte a ti y a buscar tu gloria”, y entonces tu vas a ver la bendición de Dios descender sobre tu vida.

Cuando tu pones tu preferencia en las cosas de Dios. Cuando tu prefieres a Dios y lo pones por encima de todas las cosas, Dios comienza a bendecirte y a aclarar tu camino y enderezar tus pasos y a quitar los obstáculos de tu vida. Tiene que haber una conversión.

Muchos de nosotros estamos en la iglesia pero la iglesia no está en nosotros. Es como lo que dice: algunos pasan por la escuela, pero la escuela no pasa por ellos. Muchos estamos en la iglesia pero la iglesia no se ha metido dentro de nosotros.

La Biblia dice: “... los ojos del Señor recorren toda la tierra buscando los de corazón perfecto para con él para mostrarse fiel a favor de ellos”, pero tienen que comenzar con un cambio de mente y de valores. Y que esos valores los pongamos en práctica día a día. Prueba al Señor. Yo te prometo en el nombre de Jesús, que vas a ver grandes cosas en tu vida. Amen. Aleluya. Gloria en el nombre del Señor.

Ahora mismo levanta tu mano derecha. Póngase de pie todo el mundo ahora y levante su mano derecha en señal de pacto con el Señor. Y dile al Señor “Padre, yo abrazo los valores de tu Reino, yo abrazo la ética de tu Reino, la moralidad de tu Reino. Yo le doy la bienvenida a la excelencia en mi vida”, dile así al Señor. Le doy la bienvenida a la disciplina, a la persistencia, al dominio propio, honestidad, justicia, amor, equidad”, son los valores del Reino de Dios. Pídele al Señor que cambie tu vida: “Señor cámbiame. Cambia mi énfasis, cambia mi actitud, cambia mi corazón, Señor. Cambia la estructura de mi vida por dentro. Cámbiame por dentro. No me cambies por fuera, simplemente hacer cosas externas. No, cámbiame en el interior. Pon una nueva fuerza dentro de mi Señor. Oh, aleluya.”

Gracias, Señor. Te adoramos, te bendecimos. Gracias Jesús. Gracias por tu palabra, Señor, porque tu palabra es la verdad, tu palabra es fiel, Señor. Abrazamos tu palabra, Señor. Vamos a cantar Señor, te damos gracias. Vas a ver cambios grandes y transformadores en tu vida. Atrévete a creerle al Señor y ponlo a prueba por un tiempo como hizo Daniel con su dieta vegetariana. Pon a Dios a prueba, verdaderamente por un tiempo y reta a los otros que vean el cambio en tu vida. Tu vas a ver como Dios va a transformar tu vida.

Gracias Señor. Te bendecimos, te adoramos. Gracias, Jesús. Gracias. Aleluya
avatar
Marbe
Admin

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Ver perfil de usuario http://familiamichoacana.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

MI VIDA SENCILLA A DIOS

Mensaje  Marbe el Lun Mayo 10, 2010 7:29 pm

avatar
Marbe
Admin

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Ver perfil de usuario http://familiamichoacana.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SENCILLA A DIOS

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.