. Una vida dirigida por Cristo

Ir abajo

. Una vida dirigida por Cristo

Mensaje  Marbe el Jue Mayo 20, 2010 5:19 pm

ios nos ama: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" Juan 3.16
Dios quiere que lo conozcamos personalmente: "Esta es la vida eterna. Que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado" Juan 17.3

Nos ofrece una vida nueva; una vida en abundancia: "Si alguno está en Cristo, nueva criatura es" 2 Corintios 5.17

Jesús dijo: "Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" Juan 10.10

¿Por qué es que tantas personas no están experimentando la vida en abundancia y esta relación con Dios?
2. LA PROPIA ACTITUD DEL HOMBRE LE IMPIDE TENER ESTA RELACIÓN CON DIOS


El hombre fue creado para tener comunión con Dios; pero por su terca voluntad escogió tomar su propio camino independiente y rompió su comunión con Dios. Esta voluntad propia, caracterizada por una actitud de rebeldía activa o indiferencia pasiva, es evidencia de lo que la Biblia califica como pecado.

La Biblia nos ayuda a comprender lo que es el pecado (Romanos 1.18-21 e Isaías 53.5-6).
¿Quién ha pecado?
"Por cuanto todos pecaron, y están separados de la gloria de Dios" Romanos 3.23

¿Cuál es el resultado del pecado?
"La paga del pecado es muerte" [la separación espiritual de Dios] Romanos 6.23

"Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios" Isaías 59.2



Dios es Santo y el hombre es pecador

Esta imagen ilustra que Dios es santo y que el hombre es pecador. Existe un gran abismo que separa a los dos. Las flechas ilustran que el hombre continuamente busca alcanzar a Dios y establecer una relación personal con él a través de sus propios esfuerzos, como hacer el bien o practicar una filosofía o religión, pero invariablemente falla.


El tercer punto explica la única forma que existe para cerrar este abismo...
3. JESUCRISTO ES LA ÚNICA PROVISIÓN QUE DIOS HA HECHO PARA EL PERDONAR EL PECADO


Él murió en nuestro lugar

"Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" Romanos 5.8

Él resucitó de entre los muertos. Él vive hoy: "A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos" Hechos 2.32


Por esto Jesús pudo decir: "Yo soy el camino, la verdad, y la vida. Nadie viene al Padre, sino por mí" Juan 14.6

Cada uno de nosotros está condenado a morir por su pecado, pero Dios envió a su hijo Jesucristo a morir en la cruz en nuestro lugar. Él ha cerrado el abismo que nos separa de Dios. Él fue condenado en nuestro lugar. Es por eso que ahora podemos recibir el perdón de Dios y comenzar a vivir la vida abundante a través de una relación personal con él.
No basta con sólo conocer estas verdades…

4. DEBEMOS RECIBIR A JESÚS COMO NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR, DE MANERA INDIVIDUAL

Encomendar nuestra vida a Jesucristo implica:
• Que comprendemos que nuestra rebelión o indiferencia hacia Dios nos condena.
• Que creemos que Jesucristo pagó el precio total de nuestros pecados al morir en la cruz y agradecemos el perdón que él nos ha dado.
• Que nos arrepentimos de nuestros pecados para poder recibir el perdón de Dios.
• Que deseamos amarle y obedecerle al dejar atrás nuestro pecado para poder vivir una relación personal con él.

"Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio." Hechos 3:19

Esta decisión hará de ti un hijo de Dios:

"A todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dió potestad de ser hechos hijos de Dios" Juan 1.12


Jesucristo desea tener esta relación personal contigo:

Él dice: "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo" Apocalipsis 3.20



Estos dos círculos representan dos tipos de vida:

1. Una vida sin Cristo
Yo – El "yo" es el centro de la vida
† – Cristo está fuera de la vida
Esta persona no ha puesto su confianza en Jesucristo. Sus pecados no le han sido perdonados. Su vida está hecha un desastre y no tiene metas porque su "yo" delimita su conducta (Efesios 2.12).


2. Una vida dirigida por Cristo

Yo – El "yo" se rinde a Cristo.
† – Cristo es el centro de su vida.
Este hombre ha encomendado su vida a Jesucristo; sus pecados le han sido perdonados y disfruta el amor de Dios en su vida todos los días (Romanos 5.1).

¿Quién está en el centro de tu vida?

¿Le quieres entregar tu vida a Jesús, para tener una relación personal con él?
avatar
Marbe
Admin

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Ver perfil de usuario http://familiamichoacana.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.