“Un día a la vez”

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: “Un día a la vez”

Mensaje  julietix el Lun Jul 11, 2011 3:57 am

En un centro de rehabilitación puedes ver que la mayor adicción entre la sociedad y más difícil de lidiar es el alcoholísmo, es triste porque no sólo afecta una persona sino a toda la familia y la gente que lo rodea, lo cual es triste pues la persona pierde total perspectiva de la vida y lo que vale la pensa de la misma. Algunas veces pensamos que sólo es en gente común, pero entre los famosos también sucede con alcohol, les dejo unos ejemplos de este horrible problema

julietix

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 21/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

“Un día a la vez”

Mensaje  Marbe el Jue Ago 12, 2010 11:36 pm

Cuando tenemos en casa un miembro de la familia que es alcohólico, la vida se puede convertir en un infierno y si no afrontamos el problema, podemos caer en la indiferencia y poco a poco, ser parte del problema. El alcoholismo es una enfermedad y como tal, cada miembro de la familia debe asumir la responsabilidad de buscar un tratamiento y una guía que ayude a la convivencia.

“La primera vez que asistí a una de las reuniones de Al-Anon, llegué muy mal, pues acababa de llegar al límite de la crisis con mi esposo y lo había echado de la casa. Todos los miembros del grupo me dieron la bienvenida pero yo estaba muy mal, me puse a llorar y me dieron un té para tranquilizarme. Yo estaba muy alterada en ese momento y quizás por eso decidí buscar ayuda”, dijo en entrevista con El Centinela, una mujer que es miembro del grupo Al-Anon.

Pero participando de las reuniones en las que cada persona compartía sus experiencias de vida con un alcohólico en casa, cada miembro pudo ver que a su alrededor había muchas personas que vivían la misma situación y ahí es donde se inicia el proceso de aceptación y sobre todo, el proceso de autocontrol que muchas veces se requiere al convivir con alguien que está enfermo a causa del alcoholismo.

“Sí, muchas personas en el grupo de Al-Anon llegan allí por su padre, por su hermano, por su esposo, por su esposa, por su compañero. En fin, todos viven la misma problemática”, indicó.

Y desde el principio, al encontrar un grupo de personas que podían compartir sus experiencias sin miedo, esta mujer vio que podía hablar de su problema y empezó a cambiar su vida también. “Si, lo mejor para mí era ver que las charlas eran confidenciales. Que todo lo que allí se decía, ahí se quedaba, como en un secreto compartido y eso hizo que yo quisiera participar de las reuniones de Al-Anon a toda hora”.

Uno de los textos importantes que los miembros de Al-Anon estudian en grupo y ponen en práctica, es “Viviendo con un Alcohólico Sobrio. Otro Comienzo”, editado especialmente para familiares y amigos de alcohólicos. Uno de los puntos principales del texto plantea lo siguiente: “Sabemos por nuestra experiencia que el alcoholismo es una enfermedad de la familia, que la bebida incontrolable ha afectado a los más allegados al alcohólico, amigos y familiares. Para cuando el ser querido consigue la sobriedad, en nuestro pensamiento hay aún muchos recuerdos de esa vigilante espera; nuestras emociones están llenas de ira y resentimiento que aún quedan y nuestro espíritu aún está abrumado, debido a las promesas quebrantadas y a la falta de confianza”.

Analizando cada situación que las personas que conviven con un alcohólico tienen que enfrentar, se llega a un proceso muy importante para aprender a vivir: “Un día a la vez”. Y son muchos los resultados que se han visto en las personas que han acudido a Al-Anon. “El cambio es actitud. Soy un milagro. He pasado de ser una persona tímida, asustada, abusada, llena de ira, resentimientos y amargura, a ser afectuosa y serena. El milagro comenzó al estar dispuesta a entrar por las puertas de Al-Anon”, dijo Carol V. Wisconsin.

Pero los casos de alcoholismo no tienen raza u origen. Los hispanos los enfrentan día a día, porque el alcohol y mal administrado pasa a ser parte de nuestra cultura. El punto es aprender a parar, tanto para el alcohólico, como para el familiar involucrado en el problema. Y ese momento se llega cuando se es consciente de la realidad. Otro de los testimonios, de Lorraine Alberta dice: “Mi vida es rica en dones, porque estuve y aún lo estoy, dispuesta a confiar y cambiar un día a la vez”.

La ventaja es que en Oregon contamos con varios grupos de Al-Anon, a los cuales las personas pueden acudir y sobre todo, grupos en español, para los hispanos. Lo primero que hay que entender es que la condición del alcoholismo es una enfermedad. “Después de siglos de catalogar el alcoholismo como flaqueza moral, actualmente la opinión médica la considera como una enfermedad, la cual, al igual que la diabetes, puede ser controlada , pero no curada. También muchos miembros del clero aceptan ahora que el alcoholismo es una enfermedad y no un pecado”, explica el libro Grupos de Familia Al-Anon.

Uno de los testimonios de una hispana miembro de este grupo en Portland, compartió con El Centinela, que “tu tienes que estar bien emocionalmente, las personas a tu alrededor lo estarán también. Hoy, yo soy la persona más importante y he aprendido a ser cortés y no sólo en las relaciones con mi esposo, sino con mis hijos y las personas que me rodean”.

Por eso es tan importante participar de los Grupos de Al-Anon, porque “nos unimos para resolver nuestros problemas comunes de temor, inseguridad, y de las relaciones familiares que hayan sido afectadas debido a la proximidad de la enfermedad del alcoholismo. Los que han alcanzado la sobriedad, a menudo encuentran que vivir con un alcohólico recuperado también presenta problemas de adaptación. Al-Anon también tiene ayuda para estas personas”
avatar
Marbe
Admin

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Ver perfil de usuario http://familiamichoacana.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.