SAN PABLO EMIGRANTE, APÓSTOL DE LOS PUEBLOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

16082010

Mensaje 

SAN PABLO EMIGRANTE, APÓSTOL DE LOS PUEBLOS




El secretario del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes señaló que “se tiene la impresión de que desde hace años, los refugiados son tratados sin considerar las razones que les obligan a huir. Este hecho ha acarreado también tentativas de impedirles la entrada en los países de destino y en la adopción de medidas que lo hacen más difícil”, como “la obligación del visado de ingreso y la publicación de listas de los llamados “países seguros”.
avatar
Marbe
Admin

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Ver perfil de usuario http://familiamichoacana.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

SAN PABLO EMIGRANTE, APÓSTOL DE LOS PUEBLOS :: Comentarios

avatar

Mensaje el Lun Ago 16, 2010 11:55 pm  Marbe

La familia es el camino de la Iglesia, y la pastoral a favor de las familias de migrantes e itinerantes debe dirigirse particularmente a favorecer su integración y cohesión. Así resume el comunicado final, recién publicado, de la Plenaria del Consejo Pontificio para la Pastoral de Emigrantes e Itinerantes, que se celebró en Roma los pasados 13, 14 y 15 de mayo, con el tema "La familia migrante e itinerante".

Las sesiones de la Plenaria se dedicaron a exponer los elementos fundamentales para una pastoral familiar de inmigrantes, a la luz de la Erga migrantes caritas Christi, última instrucción publicada hasta ahora por la Santa Sede sobre el tema.

El documento final hace una serie de propuestas sobre cómo enfocar la pastoral de migraciones desde esta perspectiva, e insiste en la importancia de llevar esta reflexión a las Conferencias Episcopales de los distintos países.

Asimismo, insiste en la importancia de crear una "cultura de acogida" teniendo como punto de referencia la parroquia, para favorecer el acompañamiento y la integración. El Consejo pide también que exista una mayor comunicación entre las Iglesias de los países de origen y los de acogida, para desarrollar estrategias pastorales comunes.

La Iglesia tiene, según concluye la Plenaria, "un importante papel que desempeñar en la defensa del ´derecho a vivir en una familia unida´ (Centessimus Annus, 47), y en la promoción de los derechos sociales relativos a la familia de los emigrantes".

Reunificación familiar

Según el comunicado, el mayor problema que deben afrontar los emigrantes es la separación prolongada de sus familias, lo que a la larga puede producir tensiones e incluso rupturas. "Son sobre todo los emigrantes sin documentos, o irregulares, quienes tienen que abandonar su país sin el resto de la familia, con la intención de enviar a casa remesas de dinero".

Este tipo de inmigrante aporta riqueza a los países de acogida, y ello debería mover a éstos a favorecer la reunificación familiar. Sin embargo, constata el documento, "estos países están restringiendo cada vez más esta posibilidad". El Consejo pide a las Conferencias Episcopales que "apelen a sus gobiernos para que revisen sus políticas migratorias".

El documento insiste en que la condición de inmigrante irregular "no debe suponer un menoscabo a sus derechos como persona", especialmente en el caso de tratarse de víctimas del tráfico de personas, para quienes se proponen desarrollar programas de protección.

Otro de los puntos en los que insiste el documento es en la necesidad de examinar las causas que provocan la emigración, ya que las personas "tienen derecho a no tener que emigrar para poder llevar una vida digna".

Otros puntos del documento se refieren al acompañamiento de las familias, a los problemas de inculturación, al riesgo de pérdida de la fe que corren los inmigrantes católicos cuando llegan a países más secularizados, y a cuestiones relacionadas con el matrimonio, como es el caso de los matrimonios mixtos entre personas de distintas religiones.

"Entre los grandes cambios a los que los inmigrantes están sujetos (lengua, costumbres, ...), sólo una cosa no cambia nunca, la Iglesia. Ella, además, puede ser un protector válido de los inmigrantes defendiendo su causa en la sociedad que les recibe. Es necesario subrayar que la acción pastoral no debe limitarse a las iniciativas sociales o al sostenimiento terapéutico, sino que debe tener una dimensión trascendente, católica", concluye.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Lun Ago 16, 2010 11:22 pm  Marbe



Acoger con una justa normativa a los flujos migratorios
El cardenal Renato Raffaele Martino y el arzobispo Agostino Marchetto, respectivamente presidente y secretario del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, presentaron en la Oficina de Prensa de la Santa Sede el Mensaje del Papa con motivo de la 95 Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado sobre el tema: "San Pablo emigrante, “Apóstol de los pueblos”.

El cardenal Martino afirmó que “el fenómeno migratorio en un mundo globalizado no se detiene: el problema no se resolverá cerrando las fronteras, sino acogiendo, con una justa normativa, equilibrada y solidaria, por parte de los Estados, los flujos migratorios”.

Por su parte, el arzobispo Marchetto dijo que “la hospitalidad es una característica fundamental de la pastoral dirigida a los refugiados, a los que piden asilo y a los prófugos. Garantiza que se dirija al otro como a una persona, y en algunos casos también como hermano/hermana en la fe, impidiendo que se le considere un caso, un número, o como un mero trabajador más”.

“La cercanía expresada como hospitalidad -subrayó- contradice muchos mensajes, modos de vivir y mentalidad contemporáneos”.

El secretario del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes señaló que “se tiene la impresión de que desde hace años, los refugiados son tratados sin considerar las razones que les obligan a huir. Este hecho ha acarreado también tentativas de impedirles la entrada en los países de destino y en la adopción de medidas que lo hacen más difícil”, como “la obligación del visado de ingreso y la publicación de listas de los llamados “países seguros”.

“Que el empeño con el que el emigrante san Pablo desarrolló su misión, dando ejemplo de valentía y entusiasmo -terminó-, inspire a la Iglesia y a la sociedad a dar respuestas solidarias a los desafíos presentes en la sociedad contemporánea, de modo que se promueva la convivencia pacífica entre etnias, culturas y religiones diversas”.

SAN PABLO EMIGRANTE, APÓSTOL DE LOS PUEBLOS

“San Pablo emigrante, “Apóstol de los pueblos”, es el tema del Mensaje del Santo Padre Benedicto XVI para la 95 Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado que se celebrará el 18 de enero de 2011. El texto ha sido publicado en inglés, francés, italiano, español y alemán. Ofrecemos extractos del texto:

San Pablo, “guiado por el Espíritu Santo, se prodigó sin reservas para que se anunciara a todos, sin distinción de nacionalidad ni de cultura, el Evangelio. (...) Su vida y su predicación estuvieron totalmente orientadas a hacer que Jesús fuera conocido y amado por todos, porque en él todos los pueblos están llamados a convertirse en un solo pueblo”.

“También en la actualidad, en la era de la globalización, esta es la misión de la Iglesia y de todos los bautizados, una misión que con atenta solicitud pastoral se dirige también al variado universo de los emigrantes -estudiantes fuera de su país, inmigrantes, refugiados, prófugos, desplazados-, incluyendo los que son víctimas de las esclavitudes modernas, como por ejemplo en la trata de seres humanos. También hoy es preciso proponer el mensaje de la salvación con la misma actitud del Apóstol de los gentiles, teniendo en cuenta las diversas situaciones sociales y culturales, y las dificultades particulares de cada uno como consecuencia de su condición de emigrante e itinerante”.

“Formulo el deseo de que cada comunidad cristiana tenga el mismo fervor apostólico de san Pablo. (...) Que su ejemplo nos sirva de estímulo también a nosotros para que seamos solidarios con estos hermanos y hermanas nuestros, y promovamos, en todas las partes del mundo y con todos los medios posibles, la convivencia pacífica entre las diversas etnias, culturas y religiones”.

“Al leer los Hechos de los Apóstoles y las Cartas que san Pablo dirige a varios destinatarios, se aprecia un modelo de Iglesia no exclusiva, sino abierta a todos, formada por creyentes sin distinción de cultura y de raza, pues todo bautizado es miembro vivo del único Cuerpo de Cristo. Desde esta perspectiva, cobra un relieve singular la solidaridad fraterna, que se traduce en gestos diarios de comunión, de participación y de solicitud gozosa por los demás”.

“)Cómo no hacernos cargo de las personas que se encuentran en penurias o en condiciones difíciles, especialmente entre los refugiados y los prófugos? )Cómo no salir al encuentro de las necesidades de quienes, de hecho, son más débiles e indefensos, marcados por precariedad e inseguridad, marginados, a menudo excluidos de la sociedad? A ellos es preciso prestar una atención prioritaria”.

“La Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, que se celebrará el día 18 de enero de 2009, ha de ser para todos un estímulo a vivir en plenitud el amor fraterno sin distinciones de ningún tipo y sin discriminaciones, con la convicción de que nuestro prójimo es cualquiera que tiene necesidad de nosotros y a quien podemos ayudar. Que la enseñanza y el ejemplo de san Pablo, humilde y gran Apóstol y emigrante, evangelizador de pueblos y culturas, nos impulse a comprender que el ejercicio de la caridad constituye el culmen y la síntesis de toda la vida cristiana”.

“Queridos hermanos y hermanas, no nos cansemos de proclamar y testimoniar esta *Buena Nueva+ con entusiasmo, sin miedo y sin escatimar esfuerzos. En el amor está condensado todo el mensaje evangélico, y los auténticos discípulos de Cristo se reconocen por su amor mutuo y por acoger a todos. Que nos obtenga este don el Apóstol san Pablo y especialmente María, Madre de la acogida y del amor”.
La Iglesia en España y los inmigrantes
Autor: Conferencia Episcopal Española

Los obispos de la Iglesia en España hemos creído oportuno volver a reflexionar y a concretar acciones pastorales ante los nuevos signos que acompañan al complejo fenómeno de las migraciones en nuestro país. Dos datos relevantes, uno de naturaleza sociológica y otro de carácter normativo y pastoral, han sido decisivos a la hora de elaborar y aprobar el presente documento.

El dato sociológico es la profunda transformación del fenómeno de las migraciones acaecida en España en las últimas décadas. Sin que haya terminado la presencia de españoles en otros países, sobre todo en América y en Europa, aunque su número haya disminuido sensiblemente, ha aumentado al mismo tiempo y muy rápidamente el número y la variedad de extranjeros entre nosotros.

El dato de carácter normativo y pastoral es la publicación de la Instrucción Erga migrantes caritas Christi por el Consejo Pontificio para la Pastoral de los emigrantes e itinerantes, el 3 de mayo de 2004. Pretendemos, a este respecto, dar un paso más en la aplicación de la referida Instrucción a nuestra realidad concreta.

Como precedente, hacemos referencia al paso similar que dio nuestra Asamblea Plenaria en el año 1994. Quisimos responder a la situación de las migraciones del último tercio del siglo pasado y adaptar las entonces vigentes enseñanzas de la Iglesia referidas a la Pastoral de las Migraciones. La oportunidad nos la ofreció la celebración del XXV Aniversario de la Instrucción De pastoralis migratorum cura. La Conferencia Episcopal Española aprobó en aquel año de 1994 el documento Pastoral de las Migraciones en España. Era la primera vez que nuestra Conferencia se pronunciaba y proporcionaba unas orientaciones pastorales para que «los católicos españoles puedan prestar un auténtico servicio a los migrantes»[1]. Siguió un nuevo documento, La Inmigración en España: desafío a la sociedad y a la Iglesia, publicado por la Comisión Episcopal de Migraciones en 1995. Comenzaban a apuntar los primeros síntomas de lo que constituiría años más tarde nuestra realidad, y que hoy es a todos perceptible, es decir, la presencia de varios millones de trabajadores extranjeros con sus familias en nuestro país.

En 1994 nos planteábamos dotar a los católicos españoles de un instrumento para poder prestar un servicio a los inmigrantes. Hoy, convencidos de que muchas de aquellas orientaciones siguen siendo válidas, queremos dar un nuevo impulso a la pastoral de migraciones con la presente reflexión teológico-pastoral: que nos ayude a afrontar el reto de una nueva evangelización, con todas las exigencias que plantea, y a hacer de la Iglesia signo e instrumento de la acción de Dios en nuestro tiempo para todos los hombres y mujeres que viven en nuestro país, sea cual sea su procedencia, cultura, religión o condición social. El documento tiene el doble carácter de reflexión teológica y acción pastoral, sin que pretenda ser todo un tratado sobre la pastoral de las migraciones o de la movilidad humana. Ofrece unas pistas para la acción pastoral, deducidas de la misma reflexión teológica, de la nueva normativa de la Iglesia y de las exigencias de la realidad actual. No pretendemos descender al detalle de confeccionar todo un plan pastoral, que quedaría para un posible futuro directorio y, desde luego, para la responsabilidad de cada Obispo en su diócesis.

En cuanto a los destinatarios, el documento va dirigido principalmente a todas las personas, instituciones y organizaciones de la Iglesia que se ocupan de la atención pastoral, en su sentido más amplio, de este sector de la población. Incluimos obviamente a nuestras comunidades cristianas. También incluimos a los propios inmigrantes en cuanto que están llamados a ser, junto con nosotros, agentes de transformación de nuestras comunidades y de nuestra sociedad. No excluimos como destinatarios de nuestra palabra, menos aún de nuestra acción, a la misma sociedad, al menos en lo que respecta a su sensibilización ante un fenómeno que a todos nos afecta e interpela.


Notas

1 LXI ASAMBLEA PLENARIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL, Pastoral de las Migraciones en España

Volver arriba Ir abajo

Mensaje   Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.